Temas Especiales

17 de May de 2022

Planeta

Al rescate del perico de Azuero

PANAMÁ. En lo recóndito de los bosques húmedos azuerenses se esconde el singular perico carato. Allí, su canto y su pintoresco plumaje, ...

PANAMÁ. En lo recóndito de los bosques húmedos azuerenses se esconde el singular perico carato. Allí, su canto y su pintoresco plumaje, en color rojo, verde y blanco, lo distinguen del resto de las aves. Pero, podría desaparecer de la región si no se detiene la pérdida de su hábitat y la cacería de la especie.

A pesar de que no se encuentra en la lista roja de Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (UICN) como especie amenazada, la tala de árboles para dar paso a la ganadería le ha robado su entorno de desarrollo y “representa la peor amenaza” para esta ave endémica de Azuero, explicó Rosabel Miró, directora ejecutiva de la Sociedad Audubon de Panamá. Además, su adquisición como mascota agrava la situación.

La especie es común verla en las montañas del Parque Nacional Cerro Hoya y en el sur oeste de la península de Azuero, explicó Miró. Un lugar donde encuentran semillas, flores y frutos para su alimentación y un hogar cálido para los cuatro o seis pichones que acostumbran tener durante la estación seca, época de reproducción.

Sus nidos los construyen en troncos altos y secos, a unos 500 y 700 metros de altura, muy cerca de ríos y quebradas, para garantizar la sobrevivencia de los pichones.

Se les observa en bandadas sobrevolando los anchos y claros bosque de la región azuerense intentando escapar de la mano del hombre que desea convertirlos en mascota o venderlo al mejor postor.

Esta especie fue descubierta en los años setenta por Francisco Delgado, ornitólogo panameño y profesor de la extensión de la Universidad de Panamá en Veraguas.

Desde entonces su población se observa en disminución producto de las malas acciones de los seres humanos. Para ayudar a conservar al perico carato debemos evitar comprar los pichones, que son muy sensibles y muchas veces no sobreviven al encierro de las jaulas, explicó Miró.

Por su parte, la Universidad de Panamá (UP) se lanzó al rescate de la especie a través de su campaña de verano “La Tierra es el hogar de todos ¡Cuidémosla!”.

La entidad, que cada año promueve la conservación de la naturaleza, ha dedicado esta actividad, que arranca el próximo 28 de enero, a la región a Azuero y ha escogido como mascota del evento al perico carato o Pyrrhura picta eisenmanni, nombre científico de la especie, para crear conciencia sobre su conservación.