28 de Nov de 2022

Planeta

Intentan mitigar impacto minero

PANAMÁ. Los proyectos mineros están en el ojo de la tormenta. En los últimos años agrupaciones ambientalistas, campesinas, indígenas y s...

PANAMÁ. Los proyectos mineros están en el ojo de la tormenta. En los últimos años agrupaciones ambientalistas, campesinas, indígenas y sindicatos han levantado su voz para exigir desde una moratoria minera hasta el cierre definitivo de proyectos que se ejecutan en Panamá. Los contrarios a la minería pronostican pérdida de la biodiversidad, contaminación de ríos y tala de árboles.

Todo indica que las protestas han logrado que las empresas dedicadas a la actividad presten especial atención a los señalamientos de los grupos contrarios y pongan en práctica planes para mitigar los impactos en el medio ambiente.

El proyecto de cobre de , Minera Panamá, que se desarrolla en la provincia Colón en Donoso, promete prácticas responsables. Todo ello para garantizar el desarrollo sostenible y el bienestar de las personas que habitan en las áreas cercanas a este proyecto dice Gina Román Serra, encargada de la políticas ambientales de la mina.

La empresa se ha propuesto proveer los recursos para proteger el ambiente efectuando programas de producción limpia durante el desarrollo de la actividad incluso después del cierre, que podría ser en unos 30 años. En este período se dará un proceso de restauración progresiva de suelos y la rehabilitación del espacio donde funcionó la mina, explicó Román Serra.

REFORESTACIÓN

Además, Minera Panamá hace un inventario de las especies de flora y fauna que habitan en el área para conocer la biodiversidad.

También tiene un plan de conservación que contempla el rescate de la fauna y flora silvestre explicó Serna. Los animales que son rescatados serán trasladados a sitios donde puedan seguir una vida normal. Las zonas taladas, por otra parte, serán reforestadas en su totalidad con especies nativas y frutales. Al final lo que se intenta lograr es un impacto cero en la diversidad biológica, puntualizó Román Serna.

El presidente de Minera Panamá, Ernest Mast. que el plan de reforestación de la mina, incluye un proyecto de reforestación “2 a 1”, es decir, el doble de la superficie que sea impactada, que será de 5,900 hectáreas de un total 13,600 que tiene el proyecto total.

“Estamos a largo plazo y por esa razón queremos hacer la cosas bien”, destacó Mast. Agregó que en los próximos meses someterán el estudio de impacto ambiental para que la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) lo analice y que una vez sea aprobado pretenden iniciara labores en el 2015.

IMPACTOS

Mast destacó que la extracción de cobre tiene un proceso químico diferente al que se utiliza para extraer oro. La separación de este metal se hace físicamente y no se utilizan sustancias químicas, como sucede con el oro. Reconoció que tendrá un impacto ambiental, pero el plan de biodiversidad los mitigara.

Mast destacó que el producto principal a extraer es un concentrado que tiene un 30 por ciento de cobre, y que se producirá una media anual de 290 mil toneladas de este metal.

Agregó que el proyecto contempla la instalación de una planta procesadora, una termoeléctrica con capacidad de generar 300 megawats, una carretera hasta la comunidad de Río Caimito en el Caribe, donde también se construirá un puerto de gran calado.

Mast dijo que el potencial del yacimiento es enorme, ya que es el quinto yacimiento no explotado más grande del mundo, y tendrá una vida útil de 30 años.

Igualmente, en el caso de la carretera hacia el Caribe, ésta incluirá la instalación de túneles subterráneos para permitir que los animales se trasladen de un lado a otro sin exponerse a ser atropellados.

También incluye un derecho de paso de cien metros a cada lado de la vía, lo que permitirá que la empresa vigile esta área para impedir el surgimiento de asentamientos ilegales y la colonización de las áreas boscosas.

De ser necesario la empresa construirá un invernadero para preservar especies de flora, y que se están asociando con el herbario de la Universidad de Panamá, para la identificación de nuevas especies de plantas y así asegurar que el germoplasma de esta región boscosa se mantenga intacto.

Mast destacó que protegerán los bosques que colindan con el proyecto minero lo que incluye garantizar la permanencia del Corredor Biológico Mesoamericano del Atlántico Panameño (CBMAP), y que en ese sentido trabajarán con la ANAM para fortalecer la protección de la esta cubierta boscosa.

Sobre las medidas de mitigación para no afectar las fuentes hídricas, dijo que el proyecto minero realizará un monitoreo de agua con la participación de las comunidades, a fin de que la información se maneje de manera transparente y que el público tenga acceso a la misma.