Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Planeta

Panamá suma otro patrimonio natural

PANAMÁ. Luego de un largo año de espera la Convención Ramsar reconoció como humedal de importancia internacional a Damani Guariviara, un...

PANAMÁ. Luego de un largo año de espera la Convención Ramsar reconoció como humedal de importancia internacional a Damani Guariviara, una zona que se ubica la región de Ño Kribo, en la Comarca Ngöbe Buglé.

El humedal, de 24 mil hectáreas, tiene una gran diversidad de fauna y flora dijo en la web de Ramsar,, Sofia Méndez Castillo, asesora auxiliar para América. Es un ecosistema indescriptible, compuesto por lagunas de agua salada y dulce, playas, ríos, pantanos, ríos y manglares, dijo Charlotte Elton, miembro fundador del Centro de Estudios y Acción Social Panameña (CEASPA).

Allí las tortugas marinas carey y cahuana, especies en peligro de extinción, según la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), llegan cada año amparadas por la oscuridad y el silencio de la noche a anidar, en un intento por preservar su especie.

Pero esto no es todo, los manatíes se desplazan en sus aguas con toda libertad. Allí es común escuchar el maullo de los monos aulladores. Además, cientos de aves migratorias se hospedan cada año en sus bosques y el águila Harpía encontró un hogar seguro en este refugio de vida, dijo Rosabel Miró, directora de la Sociedad Audubon de Panamá, una organización dedicada a la conservación de las aves en el país.

LOGROS

Es un gran logro para los indígenas, que desde el año 1997 están trabajando para convertir el área en patrimonio nacional e internacional, explicó Marina Gallardo, técnica de la Unidad de Áreas Protegidas de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM).

Pero, la lucha por preservar la reserva apenas comienza. Le toca a ANAM velar para que la diversidad biológica de la zona se conserve y que los indígenas que habitan en sus alrededores puedan beneficiarse de sus recursos de manera sostenible, explicó Gallardo.

El próximo paso es la construcción del plan de manejo de Damani-Guariviara, que permitirá delimitar las áreas de uso y de conservación. El tiempo en que esté listo es una preocupación para la técnica de la ANAM. “Todo depende de los recursos económicos”, dijo.

AMENAZAS

Sin embargo, las amenazas que se ciernen sobre la reserva —la deforestación, las prácticas agrícolas inadecuadas, la caza de subsistencia, la explotación excesiva de los recursos marinos, la minería y la contaminación de la zona— exigen la creación casi inmediata del plan.

El nuevo humedal de Ramsar está dentro del corredor biológico, un proyecto que desarrolla ANAM con las comunidades aledañas para ofrecer alternativas sostenibles de subsistencia — ecoturismo, viveros y zoocriaderos—.