Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Planeta

Mancha de petróleo recorre el mar Caribe

WASHINGTON. Los técnicos de British Petroleum (BP) intentaban ayer contener el vertido de crudo empleando vehículos robóticos submarinos...

WASHINGTON. Los técnicos de British Petroleum (BP) intentaban ayer contener el vertido de crudo empleando vehículos robóticos submarinos en la plataforma ubicada en el Golfo de México, que la semana pasada explotó y que podría causar un desastre ambiental en el área.

El derrame, que cubre ya unos 1.550 kilómetros cuadrados y se encuentra a unos 110 kilómetros de las costas de Missisipi y Alabama, se produce a menos de un mes de que el presidente Barack Obama, en un cambio de curso desde sus promesas preelectorales, autorizó la exploración por petróleo y gas frente a las costas de EEUU.

Sin embargo, de momento, el vertido no parece que vaya a causar un desastre ambiental de proporciones catastróficas.

La contraalmirante del Servicio de Guardacostas, Mary Landry, encargada de la operación de socorro y limpieza, dijo: “Hasta ahora no ha habido impacto (del derrame) en las costas. Nuestra prioridad es el control del pozo mientras el petróleo esté tan lejos de las costas como sea posible”.

Landry explicó que del pozo emergen unos 1.000 barriles diarios de crudo, unos 160.000 litros.

BP, la mayor extractora de petróleo en el Golfo de México y operadora del yacimiento Macondo, había arrendado la plataforma “Deepwater Horizon” de la firma Transocean, que es la que explotó el pasado miércoles, para las perforaciones de exploración.

BP tiene una participación del 65 por ciento en la exploración asociado con las empresas petroleras Andarko y Mitsui.

El incendio en la plataforma comenzó el 20 de abril después de una explosión que, según Transocean, que tiene su sede en Ginebra (Suiza), puede haber sido causada por una voladura, esto es un aumento inesperado de la presión que expulsó petróleo en el tope del pozo.

La plataforma se hundió dos días después. Once de los 126 trabajadores que estaban a bordo de la plataforma están perdidos y se ha suspendido su búsqueda.

Los esfuerzos iniciales de BP con sus vehículos submarinos operados por control remoto apuntaron a activar un aparato de 450 toneladas en el fondo del mar que puede obturar el pozo. La activación de la válvula puede llevar de 24 a 36 horas de trabajo.

Si esto no diera resultado la opción es el bombeo de un fluido pesado en un pozo de alivio para impedir que siga fluyendo crudo desde el fondo del Golfo de México.

Por su parte, México “no prevé un impacto directo o inmediato” en sus aguas o costas por el derrame de crudo tras la explosión y hundimiento de la plataforma de perforación Deepwater Horizon, en las costas del estado de Luisiana (EEUU.), en el Golfo de México, afirmó una fuente oficial.

“Debido a la dirección y a las características de las corrientes de la región del Golfo, no se prevé un impacto directo o inmediato en aguas mexicanas y, por lo tanto, sobre las costas nacionales”, dijo Fernando Morales, portavoz de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

No obstante, dijo, la Semarnat “se mantiene alerta ante cualquier cambio en el desplazamiento de la mancha de crudo, así como del posible impacto que ésta pueda generar al medio ambiente”.

Los senadores demócratas Robert Menéndez, Frank Lautenberg y Bill Nelson afirmaron “este puede ser el peor desastre de los últimos años, pero con seguridad no es un incidente aislado”.