Temas Especiales

29 de May de 2020

Planeta

Las jorobadas vuelven a Panamá

PANAMÁ. ¿Alguna vez ha navegado en el océano Pacífico panameño y visto los impresionantes desplazamientos y saltos de las ballenas jorob...

PANAMÁ. ¿Alguna vez ha navegado en el océano Pacífico panameño y visto los impresionantes desplazamientos y saltos de las ballenas jorobadas? Lo más probable es que sí. Este espectáculo natural se ha vuelto casual cada año desde el mes de junio hasta noviembre.

Las prístinas aguas de Panamá se han convertido en un santuario para los animales. Cada año, llegan los machos primero, luego las madres con las crías y por último, las preñadas, explicó Malena Sarlo, gerente de Ciencias de Fundación MarViva.

Durante estos cinco meses, las ballenas de cuerpo negro con aletas pectorales en color azul marino migran largas distancias desde el Sur en busca de mares cálidas donde pasar el invierno austral.

Aquí los mamíferos encuentran lo necesario para subsistir durante este periodo. Además, los cálidos mares favorecen la reproducción, parto y crianza de los cetáceos pequeños.

La bióloga, egresada de la Universidad de Florida State University y McGill University, explicó que Coiba, Taboga y el archipiélago de Las Perlas son sitios claves para el avistamiento de los mamíferos. También es posible observarlas en el golfo de Chiriquí, San Miguel, Isla Iguana y la bahía de Panamá.

Año tras año, los turistas visitan estas áreas para disfrutar de este evento natural. Sólo en el año 2006, los visitantes invirtieron unos tres millones de dólares para avistar ballenas.

En Panamá, la conservación de los cetáceos se ha convertido en un símbolo del país. En las dos últimas conferencias de la Comisión Ballenera Internacional ha apoyado la continuidad de la moratoria de caza.

PANAMÁ CRUCE DE BALLENAS

El tránsito de los animales ha motivado a funcionarios de investigación de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP) a encaminar estudios para conocer más el comportamiento de los mamíferos marinos. Uno de estos proyectos intenta determinar si las ballenas que migran del Norte y del Sur comparten información genética; es decir, si están emparentadas o comparten algún vínculo.

La ARAP dijo que cuenta con los fondos para arrancar la investigación; sin embargo, situaciones administrativas han retrasado su inicio.

COSMOPOLITAS

Las ballenas jorobadas se encuentran en distintos océanos del mundo. No tienen una ruta de viaje definida ‘van por todos lados’, dijo la bióloga de MarViva. Pero, es normal verlas migrar desde los trópicos hacia el Sur o Norte. Los animales machos pueden llegar a medir hasta 15 metros; mientras que las hembras, más grandes, hasta 19 metros.

OTROS MAMÍFEROS

Pero, las jorobadas son los únicos mamíferos que se pueden avistar en los mares del Pacífico. También es común encontrarse con delfines manchados, nariz de botella y rotados o tornillos.

La ballenas juegan un papel importante en el equilibrio ecológico de los ecosistemas marinos por constituir un eslabón clave en la cadena trófica. La creación del corredor marino de Panamá en el año 2005 ha favorecido la conservación, investigación y avistamiento de los mamíferos.

Si usted es un amante de los animales, aproveche la época para observar el espectáculo natural.