Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Planeta

Auguran un oscuro futuro de carroñeros

PANAMÁ. ¿Alguna vez ha imaginado un mundo sin aves de carroña? Es probable que no o tal vez sí lo ha llegado a desear. Y es que estos an...

PANAMÁ. ¿Alguna vez ha imaginado un mundo sin aves de carroña? Es probable que no o tal vez sí lo ha llegado a desear. Y es que estos animales son muy discriminados por los humanos por consumir cadáveres en descomposición, hurgar en las basuras sus alimentos y poseer una apariencia un tanto desagradable.

Sin embargo, si llegaran a desaparecer las consecuencias serían graves. Se daría una abundancia de los mamíferos carroñeros (hienas y chacales) y los malos olores que desprenden los cadáveres de animales estarían presentes por mucho más tiempo en el ambiente.

Aunque los carroñeros son mal vistos, juegan un papel importante en el equilibrio de los ecosistemas. Ellos están encargados de limpiar y sanear los sitios de los residuos de animales muertos, explicó Karla Aparicio, bióloga de la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON).

Sin embargo, un estudio de investigación publicado en el portal digital del Instituto de Investigaciones Smithsonian (STRI, por sus siglas en inglés) reveló evidencias de que las poblaciones de buitres están declinando en todo el mundo, sobre todo en África.

La investigación atribuye a los cambios en el uso de tierra, envenenamientos y a la falta de alimento la declinación de las especies.

Las consecuencias de la disminución de estos carroñeros ya se empieza a sentir en algunos sitios donde ya están prácticamente extintos. ‘Las poblaciones de mamíferos carroñeros prosperan debido a la falta de competencia’, dice Darcy Ogada, científica del STRI en la publicación.

¿Y PANAMÁ QUÉ?

Pero, esto no es lo peor. Es probable que la disminución de los animales pueda aumentar la transmisión de enfermedades como distemper canino y rabia entre ellos mismos; sin embargo, la información aún no está confirmada científicamente. El próximo paso en el estudio intentará confirmar el dato.

En Panamá lo más parecido a un buitre africano es un gallinazo, a los que también se les conoce como buitres del nuevo mundo.

Aunque, los buitres y los gallinazos son de distintas familias ambos se alimentan de desperdicios y cumplen la misma función ecológica.

Los primeros son más grandes que los gallinazos, además, tienen la cabeza y el cuello desprovisto de plumas y un pico ganchudo, dijo la bióloga de ANCON.

ABUNDANCIA DE GALLOTES

Los gallinazos, también conocidos en Venezuela como zamuro y buitre negro y en Colombia, como chulo, no corren ningún peligro. Incluso, Aparicio piensa que existe una sobrepoblación de estos animales, ‘aunque no se ha hecho ningún estudio que compruebe la aseveración’, explicó.

Aquí existen al menos cuatro especies de gallinazos: el cabecirroja, conocido también como noneca, que abunda en las áreas boscosas; cabecinegro, que habita en los basureros de la ciudad; cabeciamarilla, que es común en las sabanas y áreas de potreros; y el rey, que es de color blanco y negro en el cuerpo, con rojo y amarillo en la cabeza. Es común verlo en las montañas de Darién y en Barro Colorado. De los cuatro, el más común es el cabecinegro, que abunda en la bahía a la espera de los peces muertos y en los vertederos de la ciudad.