Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Planeta

¿Dónde fue a parar el crudo del Golfo?

PANAMÁ. El petróleo vertido en el Golfo de México tras la explosión de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon ha formado una estela...

PANAMÁ. El petróleo vertido en el Golfo de México tras la explosión de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon ha formado una estela de sustancias químicas tóxicas a un kilómetro bajo la superficie marina. Esta conclusión se desprende del estudio realizado por el Instituto Oceanográfico Woods Hole de Massachusetts (WHOI), Estados Unidos, cuyos resultados fueron publicados por la revista Science.

Muchas han sido las conjeturas sobre la posibilidad de que existieran grandes manchas de crudo en el fondo del mar desde que ocurrió el accidente que provocó el desastre ambiental más grande de los Estados Unidos hace cuatro meses. La investigación del WHOI ha logrado confirmar la existencia de la estela tóxica y ha establecido las dimensiones exactas: 200 metros de alto, dos kilómetros de ancho y 35 kilómetros de largo.

Estos datos suponen que la mancha submarina es de aproximadamente el 0,1% del total de crudo vertido en el agua, una cifra mucho menor de lo que se esperaba. ‘Es, en realidad, una mirada optimista y despeja los temores de que haya enormes estelas de crudo en el océano profundo’, aseguró Simon Boxall, del Centro Oceanográfico Nacional de la Universidad de Southampton, del Reino Unido, en unas declaraciones recogidas por BBCMundo.

SIN ‘ZONAS MUERTAS’

Otra de las conclusiones que llaman a la esperanza es que las concentraciones químicas de la mancha son bajas y se encuentran a una profundidad donde la vida marina es escasa. Aún así, los científicos aseguran que aún no disponen de información suficiente para valorar el impacto que podría tener la presencia del crudo sobre la fauna.

Según Martin Preston, experto en contaminación marina de la Universidad de Liverpool, es poco probable que los residuos hayan creado ‘zonas muertas’ o lugares sin oxígeno que impidan la vida de las especies.

El petróleo se está descomponiendo lentamente y alejándose de la costa. Aunque esto es positivo, otro de los investigadores del equipo, Benjamin Van Mooy, alertó de que una degradación pausada del crudo puede suponer que el rastro tóxico permanezca en el mar durante meses y ‘sea transportado por el agua a distancias considerables’ del lugar.