12 de Ago de 2022

Planeta

Más temperatura y menos recursos

PANAMÁ. El agua ha sido uno de los motores de la economía panameña tras convertirse en el factor que permite el tránsito de grandes emba...

PANAMÁ. El agua ha sido uno de los motores de la economía panameña tras convertirse en el factor que permite el tránsito de grandes embarcaciones a través de una vía interoceánica. La actividad ha dejado importantes ingresos al istmo centroamericano. El recurso hídrico, además, ha favorecido el desarrollo de la actividad pesquera y mejorado la calidad de vida de los ciudadanos de este país. Pero este envidiable tesoro se reducirá en un 20 por ciento como resultado del impacto del cambio climático en la región centroamericana.

Pablo Imbach, especialista en manejo de cuencas en el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), en Costa Rica, y doctor en Ciencias Ambientales, reveló a La Estrella que existe un 90% de probabilidad de que el agua disponible para generar electricidad, para el desarrollo agrícola y para el consumo humano, disminuya tras las predicciones de un aumento en las temperaturas y cambios en los patrones de lluvias en el istmo centroamericano.

‘La disminución en el caudal hídrico ocurre porque el incremento en las temperaturas provoca que el agua que cae en los suelos y en los bosques se evapore mucho más rápido. El flujo de agua que llegue a los ambientes acuáticos será menor’, explicó el especialista de CATIE.

LA INVESTIGACIÓN

El trabajo de investigación, que Imbach pretende publicar en un revista de hidrometeorología para que sea validado por la comunidad científica, detalla que el incremento de temperatura en Panamá será entre 1.7 y 3 grados, ‘un número bastante significado en término climático’, detalló. Pese a esto, Panamá y Costa Rica serán los países que menos se calentarán en la región.

Costa Rica experimentará temperaturas hasta de 3.30 grados; sin embargo, el Norte de Centroamérica —Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala— alcanzará aumentos hasta de 5° C. Se prevé que las regiones experimenten sequías muy extremas con los consiguientes problemas que esto representa para sus habitantes: escasez de agua, hambre y migraciones de sus poblaciones.

MENOS AGUA

‘La reducción de agua se dará en un 60% de la región’, aseguró Imbach, quien espera que los pronósticos se cumplan paulatinamente entre los próximos 50 y 100 años.

Las variables climáticas, además, reducirán la cobertura boscosa, explicó Imbach. El escenario que plantea el científico de Costa Rica fue determinado a través de un modelo informático que simula la interacción entre la atmósfera, la vegetación y el suelo. Para lograrlo introdujo en el programa informático datos del clima del IV Informe de Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC). Para el caso de Panamá usó información suministrada por la Empresa de Transmisión Eléctrica, S.A. (ETESA), que es la encargada de monitorear el estado del clima a largo y corto plazo en este país.