Temas Especiales

18 de Jan de 2021

Planeta

Abejas sin reinas y solteras

PANAMÁ. Ya habíamos dicho que entre las abejas hay exploradoras y hogareñas. Lo que no sabíamos era que algunas escogen ser madres solte...

PANAMÁ. Ya habíamos dicho que entre las abejas hay exploradoras y hogareñas. Lo que no sabíamos era que algunas escogen ser madres solteras.

Así es, las abejas parecen tener muchas más similitudes con los seres humanos de lo que parece a simple vista. Hay algunas a las que les gusta quedarse en casa para cuidar a las crías. Estas son las hogareñas. Pero a las que les gusta salir del panal en busca de los alimentos para las crías son las madres solteras. Estos insectos prefieren la soledad. Ellas hacen todo el trabajo: cuidan los nidos y los alimentan para que puedan sobrevivir.

Se trata de las hembras de la abeja Megalopta genalis, que forrajean y crían a su nidada en estrechos palos podridos. Son diferentes a las que prefieren un nido social donde la reina emplea a un pequeño grupo de hembras no reproductivas para que busquen los alimentos, según un estudio científico publicado en el portal digital del Smithsonian Panamá.

DESVENTAJAS

Pero esta actitud de las abejas que optan por ser madres solteras tiene desventajas, como también ocurre con las hembras de los humanos que tienen que asumir el rol de padres y madres.

Aquellos insectos que viven en grupo pueden criar mejor a sus crías. Y es que mientras que unas salen a buscar los alimentos, las otras se encargan de proteger el nido de los depredadores, como las hormigas, por ejemplo. Y si muere la obrera que se encarga de traer los alimentos, otras harán su trabajo. Pero, ¿qué pasa si muere la madre soltera? Las crías no podrán sobrevivir.

De hecho, la investigación determinó que las crías de las abejas que habitan en sociedades tienen una tasa de mortalidad menor.

OTRA VENTAJA

O tra de las ventajas que favorece la sobrevivencia de las crías de las abejas que viven en grupo es la habilidad de las forrajeras para ascender al trono del nido. Si muere la reina, hay reemplazo para seguir protegiendo las crías.

La pregunta del millón es si hay tanto riesgo en ser madre soltera entre las abejas, ¿por qué algunas prefieren esta vida? Kate Ihle, asociada posdoctoral del Smithsonian en Panamá trabajando con la Arizona State University, está buscando la respuesta.

La científica ha empezado a estudiar los cambios en la expresión genética y los niveles hormonales vinculados al comportamiento de los insectos en el ciclo reproductivo, incluyendo la construcción de nidos y la puesta de huevos. Ihle comentó: ‘observo las improntas génicas, moleculares y hormonales de la evolución social’.

Ella espera que lo divertido esté por venir cuando empiece a manipular estas improntas y comprender mejor qué hace que algunas abejas prefieran estar solas, afirmó el portal digital del Smithsonian Panamá.

LOS INSECTOS

El comportamiento de las abejas Megalopta genalis ha sido bien estudiado en Panamá. Hasta ahora se conoce que a algunas les gusta vivir solitarias y a otras en sociedades. Además, sus hábitos de alimentación nocturna ha llamado mucho la atención de los científicos.

Y de las solitarias se sabe, además, que en sus colmenas predominan los nacimientos de los machos.