Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Planeta

Tráfico de los cuernos involucra a especuladores

JOHANNESBURGO. Un vaquero de rodeo, un empresario chino, la dueña de un salón de manicura vietnamita y un experto en antigüedades están ...

JOHANNESBURGO. Un vaquero de rodeo, un empresario chino, la dueña de un salón de manicura vietnamita y un experto en antigüedades están entre las ocho personas atrapadas hasta el momento en la mayor redada contra el contrabando de cuernos de rinoceronte en la historia de Estados Unidos.

Según las autoridades, habrá más arrestos, en tanto una nueva fuerza de trabajo apunta a una banda del crimen organizado con conexiones en Irlanda, China, Vietnam y Estados Unidos.

Su producto tiene más valor que la cocaína o el oro. Un sólo cuerno de rinoceronte puede venderse en hasta medio millón de dólares en algunos lugares de Vietnam y el sudeste de Asia, donde se lo considera un potente afrodisíaco y hasta una cura para el cáncer.

‘Es un problema considerable’, dijo Edward Grace, subjefe del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos (FWS por sus siglas en inglés), quien señaló que para Estados Unidos detener el tráfico ilegal de cuernos de rinoceronte es una ‘prioridad’. ‘Los intermediarios están comprando cuernos a 5 mil dólares la libra (450 gramos) y cuando llega a Vietnam se vende a 250 mil la libra’, afirmó Grace.

ROBOS

Un cuerno de unos diez kilos puede alcanzar hasta medio millón de dólares en su destino final, agregó. Para hacerse de efectivo, especuladores en Estados Unidos buscan cuernos en el país, principalmente trofeos de animales cazados legalmente en el sur de África y llevados de regreso a Estados Unidos en las últimas décadas, dijo Grace.

Mientras tanto, en Europa, los robos a museos, zoológicos y casas de subastas se han incrementado. Sólo el año pasado, Europol documentó 60 robos, totalizando 74 cuernos y ocho cabezas de rinoceronte, de casi todos los países de Europa.

En julio pasado, Europol emitió una alerta sobre los traficantes Richard O’Brien y Michael Hegarty, dos irlandeses que ya habían sido detenidos en 2010 en Colorado, oeste de Estados Unidos, cuando intentaron venderle cuatro cuernos de rinoceronte negro por 17 mil dólares a agentes encubiertos. Fueron acusados de conspiración, contrabando y lavado de dinero, y pasaron seis meses en una cárcel de Estados Unidos. Grace dijo que los dos hombres integran una banda conocida como Rathkeale Rovers, ‘un grupo de crimen organizado fuera de Irlanda que trafica cuernos de rinoceronte’.

IRLANDESES INVOLUCRADOS

Ambos pertenecen además a una comunidad de nómades irlandeses, que habitan en las islas británicas e Irlanda, pero también en Estados Unidos. Según Grace, el comercio ilegal de cuernos de rinoceronte ‘está impulsado por estos nómadas irlandeses’.- ‘Como un cartel de la droga’ -Después de los arrestos en Colorado, el FWS creó un grupo de trabajo para investigar los casos de robo de cuernos de rinoceronte en todo el país.

EL COSTO DE UN OPERATIVO

En febrero, un vasto operativo en el que participaron 150 agentes del Departamento de Seguridad Nacional y del Servicio de Impuestos Internos, así como compradores encubiertos de cuernos de rinoceronte del FWS, dio un golpe importante a esta actividad delictiva. La redada fue impulsada por el descubrimiento de 337 mil dólares en efectivo en el equipaje del vaquero de rodeo Wade Steffen en el aeropuerto de Long Beach en California. Grace dijo que la llamada Operación Manada supuso ‘la mayor incautación y el mayor número de detenciones al mismo tiempo desde que Estados Unidos investiga el tráfico de cuernos de rinoceronte’.

Aunque ningún irlandés cayó en el operativo, que logró recuperar 37 cuernos por un valor de 8 a 10 millones de dólares, se esperan más detenciones en los próximos meses, dijo Grace.

‘Esto es similar a como opera un cártel de la droga. Están los altos mandos que proporcionan el dinero, los operadores de nivel medio que reciben los correos y los contrabandistas, aquí se tiene a toda una banda de crimen organizado’, dijo Grace. En Estados Unidos, la venta Estado a Estado de la mayoría de los cuernos de rinoceronte es ilegal, y éstos no pueden ser importados o exportados sin un permiso. Las penas máximas son una multa de 250 mil dólares y cinco años en prisión por conspiración y tráfico de especies en peligro de extinción, y de 100 mil dólares y un año de prisión por violar la Ley de Especies en Peligro de Extinción.

Tras los arrestos de febrero, el fiscal estadounidense Andre Birotti se comprometió a ‘seguir identificando a los traficantes en Estados Unidos que apoyan una industria abominable sin ninguna preocupación por el medio ambiente’. Dado que el tráfico ilegal alimenta la caza furtiva de rinocerontes en peligro, ‘parte de la responsabilidad a nivel mundial para ayudar a proteger estas especies recae en Estados Unidos’,