Temas Especiales

24 de May de 2020

Planeta

‘Noalamina’, la nueva serpiente

PANAMÁ. Una nueva serpiente se ha convertido en una bandera para la lucha contra el desarrollo minero. Se trata de una especie endémica ...

PANAMÁ. Una nueva serpiente se ha convertido en una bandera para la lucha contra el desarrollo minero. Se trata de una especie endémica de Panamá. El nombre científico del reptil con coloración llamativa es Sibon noalamina, que se deriva de la exclamación ‘no a la mina’.

El nombre de la especie quiere llamar la atención al hecho de que el hábitat de la caracolera se halla en riesgo por las intervenciones humanas.

Pero no es la única que está en peligro. Un número de anfibios y reptiles que fueron descubiertos durante los últimos años también están en peligro por la misma causa.

El descubrimiento de la serpiente fue publicado en la revista científica Zootaxa.

La serpiente es inofensiva para los seres humanos. Se caracteriza por tener anillos claros y oscuros a primera vista. El reptil pertenece a las caracoleras y a las babosas. En su dieta se incluye las lombrices y huevos de anfibios. Para defenderse de sus posibles depredadores camuflajea los colores de sus anillos. Imita los colores contrastantes de las corales venenosas. Habita en la serranía de Tabasará, en la comarca Ngäbe-Buglé, el territorio autónomo de los pueblos indígenas ngäbe y buglé, creado en 1997.

El reptil es endémico.

LOS REGISTROS

‘Los tres individuos que encontramos entre 2008 y 2010, durante varias expediciones a los bosques húmedos montanos del occidente de Panamá, se distinguen claramente de todas las especies conocidas de serpientes, ante todo en características de escamación’, declaró Sebastian Lotzkat, colaborador científico de la Sección de Herpetología en el Instituto de Investigación Senckenberg Frankfurt.

La segunda parte del nombre científico de la especie se deriva del grito de protesta ‘no a la mina’. Es símbolo a favor de la conservación de los bosques y en contra del desarrollo minero.

‘Sin la creación de áreas protegidas y el desarrollo de alternativas sostenibles a la deforestación vasta, estos ecosistemas únicos desaparecerán dentro de un período previsible’, comenta Lotzkat, ‘y con ellos la simpática serpiente, sus convecinos rastreros y croantes, y la base de vida de la población indígena’.

La serranía de Tabasará es un pequeño punto caliente (hotspot) de biodiversidad. Allí se han encontrado diversas especies de anfibios y reptiles —que sólo habitan en esta región—. Y el hallazgo de la nueva serpiente endémica demuestra la importancia para la ciencia de conservar los bosques porque pueden haber más especies desconocidas.