14 de Ago de 2022

Planeta

Ciento cincuenta delfines, varados en playa japonesa

Los cetáceos, del género ‘cabeza de melón’ fueron desubiertos por residentes del área a primera hora del día

Unos 150 delfines ‘cabeza de melón’ quedaron varados en una playa de la localidad de Hokota, en la prefectura de Ibaraki (costa oriental de Japón), informó la radiotelevisión pública nipona NHK. La policía local y la guardia costera fueron alertados a primera hora del día por residentes que descubrieron a los cetáceos en esa playa situada a unos 90 kilómetros al noreste de Tokio.

Un portavoz de los guardacostas explicó que los cerca de 150 ejemplares estaban diseminados a lo largo de unos 4 kilómetros de arenal.

Se trata del género cabeza de melón, un tipo de cetáceo que mide entre 2 y 3 metros de largo y pesa hasta 270 kilos.

Según las autoridades, algunos ejemplares han muerto y otros están heridos o se muestran cada vez más débiles. Los habitantes y los guardacostas intentaron, desesperadamente, darles auxilio, informaron las autoridades.

Algunos socorristas, con cubos de agua, intentaban evitar que su piel se secara mientras otros trataban de devolverlos al mar empujándolos hacia la orilla, pero la corriente los devolvía a la playa, constató un periodista de AFP.

Varios animales presentaban profundas heridas. Otros, ya muertos, fueron enterrados por los residentes.

La guardia costera japonesa utilizó láminas de plástico para levantar a los delfines e intentar devolverlos al océano

. El portavoz de un acuario cercano explicó a NHK que se trata de un cetáceo al que se suele clasificar como una ballena de pequeño tamaño que habita en aguas más profundas.

El Ayuntamiento no pudo proporcionar ningún balance. "Normalmente, uno o dos cetáceos se quedan varados cada año, pero esta es quizá la primera vez que encontramos a más de 100 en la playa", declaró un guardacostas a AFP. En esto coincidieron con especialistas del acuario que establecieron que es inusual que tantos ejemplares queden varados a la vez y que es posible que hayan sido arrastrados a la playa por una corriente muy fuerte.

Otra posibilidad que se baraja es que "los ultrasonidos que emiten los delfines para orientarse podrían haber sido absorbidos por los bancos de arena, lo que los habría desorientado", explicó Tadasu Yamadao, investigador del Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia, al periódico Yamiuri..

Hace algo más de cuatro años, el 4 de marzo de 2011, otros 50 ejemplares de delfines cabeza de melón quedaron varados en Kashima, apenas 20 kilómetros al sur de Hokota

El delfín de cabeza de melón es una especie relativamente común en aguas japonesas, donde los pescadores capturan cada año centenares de cetáceos, una práctica condenada por los organismos de defensa de los derechos de los animales.

==========

Guardacostas de Japón

‘ "Normalmente, uno o dos cetáceos se quedan varados cada año, pero esta es quizá la primera vez que encontramos a más de 100 en la playa’.