Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Planeta

UMIP capacita en seguridad para turismo en el mar

La temporada de avistamiento de ballenas en Panamá va de julio a octubre, con un pico en septiembre y algunas rezagadas en noviembre

UMIP capacita en seguridad para turismo en el mar
El avistamiento de ballenas ha repuntado.

Ante el desarrollo de las actividades turísticas en el mar en la provincia de Bocas del Toro y la falta de conocimiento sobre su impacto en los cetáceos y los peligros que la misma actividad conlleva, la Universidad Marítima Internacional de Panamá (UMIP), a través de la Facultad de Ciencias del Mar, está llevando a cabo clínicas, talleres y un programa de investigación para concienciar a la población sobre esta nueva faceta turística en la región.

José Julio Casas, de la Facultad de Ciencias del Mar y líder de la iniciativa en Bocas del Toro, dijo que este programa, además de capacitar a quienes participan en esta actividad, permitirá revisar sus características, el impacto socioeconómico y cómo afecta a las poblaciones de cetáceos.

‘El avistamiento es una actividad turística que está generando grandes ingresos a las comunidades costeras donde se realiza, llegando a representar una nueva alternativa turística en distintos puntos del Pacífico y el Caribe panameño', dijo Casas.

Y agregó que en diversas regiones del país está creciendo la presencia de turistas que desean vivir la experiencia de observar ballenas y delfines en su estado natural, pero advirtió que esa atractiva actividad turística debe cumplir normas rigurosas para no poner en riesgo ni a los turistas ni a los cetáceos.

Sobre los riesgos del avistamiento de ballenas sin los conocimientos de seguridad que se requieren, Casas mencionó que en hay registros de ballenas que han partido y hundido embarcaciones si se sienten amenazadas o agredidas.

Las jornadas que realiza la UMIP cuentan con el apoyo de socios nacionales como el Ministerio de Ambiente, la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (Senacyt), Marviva e internacionales como Fundación Panacetácea, Fundación Cethus y el Centro para la Investigación de Cetáceos de Costa Rica.

La temporada de avistamiento de ballenas en Panamá va de julio a octubre, con un pico en septiembre y algunas rezagadas en noviembre. Se estima que cada año viajan hasta las cálidas aguas istmeñas unas 2,000.