Temas Especiales

11 de Aug de 2020

Planeta

Costa Rica cancela un proyecto de piña por amenazar el principal humedal del país

El Gobierno de Costa Rica confirmó este viernes la cancelación de un proyecto de siembra de piña porque amenazaba al principal humedal del país

En la imagen, el ministro de Medio Ambiente de Costa Rica, Carlos Manuel Rodríguez.
En la imagen, el ministro de Medio Ambiente de Costa Rica, Carlos Manuel Rodríguez.EFE

El Gobierno de Costa Rica confirmó este viernes la cancelación de un proyecto de siembra de piña porque amenazaba al principal humedal del país, decisión que ha sido celebrada por los sectores ambientalistas que desde hace tres años vienen denunciado la situación.

El ministro de Ambiente y Energía, Carlos Manuel Rodríguez, informó que el pasado lunes firmó una resolución con la que se cancela la viabilidad del proyecto y ordena a la empresa Pindeco, de la transnacional Del Monte, abstenerse de realizar cualquier actividad e la zona.

"En este caso era urgente tomar consciencia de la gran relevancia de la fragilidad ambiental del sitio del proyecto de cultivo de piña. Con esta resolución, hacemos efectiva la garantía de la protección del medioambiente y en especial de las Áreas Silvestres Protegidas ante el peligro de las actividades antrópicas como los monocultivos y otras como el uso de agroquímicos asociadas a ellas", manifestó Rodríguez este viernes.

Se trataba de un proyecto de 500 hectáreas en los límites del humedal Térraba-Sierpe (sur del país), una zona protegida de gran riqueza natural y arqueológica.

La Secretaría Técnica Ambiental (Setena), adscrita al Ministerio de Ambiente y Energía, había otorgado la viabilidad ambiental al proyecto en 2016, pero su inicio estaba paralizado por una serie de apelaciones presentadas por organizaciones ambientalistas

El ministro Rodríguez acogió las apelaciones y ordenó la cancelación de la viabilidad ambiental.

“La celeridad con que se tramita y decide el permiso (en la Setena) es un indicio claro de que no existió un análisis profundo y adecuado del proyecto”, aseguró el ministro.

La decisión del ministro ha sido celebrada por los sectores ambientalistas del país, que desde hace años denuncian que el monocultivo de la piña está causando daños al ambiente y a fuentes de agua, principalmente en comunidades en zonas rurales.

"Hay un antes y un después de esta resolución. Se le está poniendo por fin un límite a la expansión incontrolada del cultivo. Esta es una moratoria de hecho a las actividades, a seguir expandiendo los cultivos de piña sobre humedales, áreas protegidas y áreas de protección de agua de las comunidades", afirmó el activista ambiental Mauricio Álvarez.

El ecologista Fabián Pacheco felicitó al Gobierno por la decisión como un ejemplo de que hay gente que "sabe defender lo valioso y lo sagrado" a pesar de que han habido "funcionarios que entregan los sitios más sagrados a la devastación".

Costa Rica, que tiene unas 45.000 hectáreas sembradas de piña, es uno de los principales productores de esa fruta a nivel mundial, con exportaciones anuales que rondan los 900 millones de dólares.