Temas Especiales

15 de Jul de 2020

Planeta

Los secretos que encierra un arrecife de coral fósil de 7 mil años

Un fósil de 7 mil años muestra cómo eran los arrecifes antes del impacto humano. El registro puede ayudar en la conservación del ecosistema, al establecer qué tipo de ecosistemas han sido alterados y cuáles preservan elementos naturales

El coral fosilado de 7 mil años que arrojó pistas del pasado de los ecosistemas.STRI

Uno de los ecosistemas más valiosos de nuestro planeta es el del arrecife de coral, que alberga la mayor variedad de especies dentro de los océanos. Sus beneficios son múltiples y trascienden la vida submarina.

Alrededor de 500 millones de personas en todo el mundo dependen de los peces que viven en los arrecifes de coral como su principal fuente de alimento. Incluso si vive lejos de la costa, hay muchas posibilidades de que el pescado que consuma, provenga de un arrecife de coral. Estos ecosistemas albergan más de 4,000 especies de peces y, en condiciones óptimas, pueden producir anualmente 15 toneladas de peces por kilómetro cuadrado.

“Los fósiles están exquisitamente conservados. Encontramos corales ramificados en posición de vida con preservación fósil químicamente prístina”AARON O'DEA,
INVESTIGADOR DEL STRI

Los arrecifes también son un importante atractivo turístico. Millones de buceadores los visitan cada año para observar su belleza y muchos más viajeros disfrutan de las playas que protegen estas barreras naturales. Esto proporciona una variedad de medios de subsistencia basados en el turismo, a partir de los servicios que prestan centros de buceo, hoteles y restaurantes.

Actúan como escudos naturales contra tormentas y olas que pueden erosionar las costas, dañar propiedades o amenazar vidas. Esto es posible gracias a sus formas complejas y las “paredes” subacuáticas que construyen, las cuales ayudan a reducir la intensidad de las olas. Ahora que el cambio climático amenaza con aumentar la intensidad y frecuencia de las tormentas, la protección que proporcionan los arrecifes de coral será cada vez más valiosa.

Los secretos que encierra un arrecife de coral fósil de 7 mil años

Los fósiles de un enorme arrecife de coral fosilizado de 7 mil años de antigüedad encontrado cerca de la Estación de Investigación de Bocas del Toro del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), arrojan pistas del pasado y el futuro de los ecosistemas.

Con una extensión de aproximadamente 50 hectáreas, la estructura ofrece a los paleontólogos una visión inusual de un arrecife prístino que se formó antes de que llegaran los humanos.

Un arrecife antes del impacto humano hace 7 mil años (arriba), con abundancia de fósiles. Abajo, un arrecife degradado de la bahía de Almirante, en Bocas del Toro.STRI

“Todos los arrecifes modernos en el Caribe han sido afectados de alguna manera por los humanos”, dijo el científico del personal de STRI, Aaron O'Dea. “Queríamos medir ese impacto comparando los arrecifes que se formaron antes y después del asentamiento humano”, agregó.

Usando una excavadora grande, el equipo cavó trincheras de cuatro metros de profundidad en el fósil y embolsó muestras de escombros.

Se cavaron trincheras para exponer el arrecife.Cedida | Smithsoniann

“Los fósiles están exquisitamente conservados. Encontramos corales ramificados en posición de vida con preservación fósil químicamente prístina. Ahora estamos clasificando todo, desde caracoles y almejas hasta erizos de mar, espículas de esponja y dentículos dérmicos de tiburón ”, dijo O'Dea.

La evidencia arqueológica de Bocas del Toro indica que los colonos no hicieron un uso extensivo de los recursos marinos hasta hace unos 2,000 años.

Entonces, el arrecife fosilizado es anterior al asentamiento humano por unos pocos miles de años. Después de comparar los corales fósiles con los de los arrecifes cercanos, el equipo se sorprendió al encontrar uno moderno que se parecía mucho al anterior al asentamiento humano. Llamaron a esto un “punto brillante” y se preguntaron por qué este arrecife es similar al prehistórico.

“La mayoría de los arrecifes en Bocas hoy no se parecen en nada a hace 7,000 años, dijo Andrew Altieri, excolaborador científico de STRI y ahora profesor asistente en la Universidad de Florida, Gainesville. “Eso confirmó nuestras expectativas dado lo que sabemos del deterioro de los ecosistemas recientes causado por los humanos.

Cuando el equipo descubrió este arrecife de “punto brillante”, observaron que había estado en esta condición durante siglos. “Esto sugiere resistencia”, dijo Mauro Lepore, ex becario postdoctoral de STRI. “Y ese tipo de información puede ser realmente poderosa para la conservación”.

“Este hallazgo plantea la pregunta de qué tiene de especial este arrecife”, dijo O'Dea. El equipo evaluó factores ambientales actuales como la calidad del agua, la hipoxia, la temperatura, el aspecto y la forma, pero ninguno de ellos explicó por qué este arrecife se parece más al arrecife de impacto prehumano.

Las únicas pistas eran que estaba más alejado de la actividad humana y que el coral cuerno de ciervo, que domina el arrecife, había demostrado anteriormente que consistía en clones resistentes a la enfermedad de la banda blanca.

Se necesita más trabajo para comprender por qué este punto brillante persiste ante los impactos humanos. Sin embargo, el equipo propone que este tipo de registros fósiles pueden ayudar en la conservación al establecer qué ecosistemas han sido irrevocablemente alterados y cuáles preservan elementos de lo que era natural. Una vez identificados, estos “puntos brillantes” podrían actuar como guía para conservar otros ecosistemas.