Temas Especiales

12 de Apr de 2021

Planeta

El océano Pacífico resguarda medio billón de corales, revela estudio del STRI

El número de corales identificados en esta parte del océano se puede comparar con 'la misma cantidad de árboles en el Amazonas o de aves en el mundo'

corales
Arrecifes de corales en el Pacífico.Cedida

Una nueva investigación internacional revela, por primera vez, cuántos corales hay en el océano Pacífico y evalúa su riesgo de extinción.

"En el Pacífico, estimamos que hay aproximadamente medio billón de corales", señaló el autor principal del estudio, Andy Dietzel, del Centro de Excelencia ARC para Estudios de Arrecifes de Coral de la Universidad James Cook (Coral CoE at JCU).

El científico compara que el número de corales identificados en el Pacífico se puede comparar con "la misma cantidad de árboles en el Amazonas o de aves en el mundo".

Los resultados son cruciales para la investigación y conservación de los corales y los arrecifes de coral a medida que disminuyen en todo el mundo, debido a los efectos del cambio climático.

"Necesitamos conocer la abundancia de una especie para evaluar su riesgo de extinción", comentó Dietzel. "Sin embargo, hay muy pocos datos sobre la mayoría de las especies de plantas y animales salvajes de la Tierra, no solo los corales".

Los resultados arrojan que las ocho especies de coral más comunes en la región tienen cada una un tamaño de población superior a los 7,800 millones de personas en la Tierra, explicó Dietzel.

Los hallazgos sugieren que, si bien una pérdida local de coral puede ser devastadora para los arrecifes de coral, el riesgo de extinción global de la mayoría de las especies de coral es menor de lo estimado anteriormente, según el científico.

En cambio, las extinciones podrían desarrollarse en un período de tiempo mucho más largo debido a los amplios rangos geográficos y los enormes tamaños de población de muchas especies de coral, añadió.

El coautor y profesor Sean Connolly, de Coral CoE at JCU y el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, dijo que el nuevo análisis del estudio de las 80 especies que la UICN considera que tienen un riesgo elevado de extinción muestra que 12 de esas especies tienen tamaños de población estimados de más de mil millones de colonias.

“Como ejemplo, el coral dedo, Porites nigrescens, se encuentra entre las diez especies más abundantes que examinamos. Tampoco se considera que sea altamente susceptible al blanqueamiento de los corales, sin embargo, actualmente está catalogado por la UICN como vulnerable a la extinción global”, comentó el profesor Connolly.

Por su parte, para el coautor y profesor Michael Bode de Coral CoE at JCU y la Universidad Tecnológica de Queensland, “un tercio de las especies más raras en nuestro análisis, que cubren el 10% inferior de la abundancia de especies, están, no obstante, incluidas en la lista de la UICN como de menor preocupación".

El estudio midió el tamaño de la población de más de 300 especies de coral individuales en arrecifes en todo el Océano Pacífico, desde Indonesia hasta la Polinesia Francesa. Los científicos utilizaron una combinación de mapas de hábitats de arrecifes de coral y recuentos de colonias de coral para estimar la abundancia de especies.

El coautor y profesor Terry Hughes, de Coral CoE at JCU, comentó que los resultados del estudio tienen importantes implicaciones para la gestión y restauración de los arrecifes de coral.

“Contamos un promedio de 30 corales por metro cuadrado de hábitat de arrecifes. Esto se traduce en decenas de miles de millones de corales en la Gran Barrera de Coral, incluso después de las pérdidas recientes por los extremos climáticos”, comentó el profesor Hughes.

“La restauración de corales no es la solución al cambio climático. Tendría que cultivar alrededor de 250 millones de corales adultos para aumentar la cobertura de coral en la Gran Barrera de Coral en solo un uno por ciento".

Señaló que el estudio destaca la oportunidad de actuar para mitigar las amenazas a las especies de arrecifes, y mucho antes de que el cambio climático provoque extinciones globales, para hacer posible una eventual recuperación de los conjuntos de arrecifes de coral.

“El desafío ahora es proteger las poblaciones silvestres de corales, porque nunca podríamos reemplazar más que un pequeño porcentaje de ellos. Es mejor prevenir que curar”, expresó Hughes.

“Dado el enorme tamaño de estas poblaciones de coral, es muy poco probable que se enfrenten a una extinción inminente. Todavía hay tiempo para protegerlos del calentamiento antropogénico, pero solo si actuamos rápidamente para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”.