Temas Especiales

25 de May de 2020

Salud

Qué decir / Conversación con los hijos

Existen muchos beneficios de comenzar un diálogo continuo entre los padres y sus hijos sobre la sexualidad y el sexo. Sin embargo, algun...

Existen muchos beneficios de comenzar un diálogo continuo entre los padres y sus hijos sobre la sexualidad y el sexo. Sin embargo, algunos hogares no lo tienen por costumbre.

De acuerdo con la revista Time, un último estudio sobre las conversaciones entre padres e hijos sobre el sexo y la sexualidad reveló que más del 40 por ciento de los adolescentes tenían relaciones sexuales antes de hablar con sus padres sobre el sexo seguro, control de la natalidad o enfermedades de transmisión sexual.

Asimismo, el estudio publicado en Pediatrics dejó al descubierto que los adolescentes que platican con sus padres sobre el sexo son más propensos a retrasar su primera relación sexual y practicar el sexo seguro cuando se vuelven sexualmente activos. No obstante, la educación sexual es un diálogo que debe iniciar desde temprana edad del niño.

A menudo los pequeños empiezan a preguntar sobre su sexualidad mucho antes de que los padres se puedan imaginar que lo harán. La mayoría de ellos comienza a desarrollar una sana curiosidad sexual a partir de los tres o cuatro años.

Desde que el niño comienza a darse cuenta de las diferencias entre los sexos y comienza a preguntar por qué su hermanita no tiene pene o cómo nacen los bebés, los padres deben tomar cartas en el asunto y convertirse en la primera fuente de información para responder cada una de sus preguntas. Al respecto, la psicóloga clínica y sexóloga Olivia Sandoval comenta que ‘lo importante es que a cada niño, según su edad, se le debe explicar de forma sencilla y simple lo que es el sexo y aclararle con naturalidad sus dudas’. Sandoval recomienda que si es necesario se puede apoyar en dibujos o imágenes para una mejor explicación.

Cabe destacar que, al principio, los niños no necesitan conocer todos los detalles, pero es importante que entiendan los conceptos básicos y con los nombres reales. A medida que crecen y continúan las conversaciones, el tema puede ser más profundo.

De acuerdo con la psicóloga y piscoterapeuta María Eugenia Despaigne de Martín, cuando se entra en la etapa de la adolescencia es el momento más indicado para hablarles sobre el sexo a la niña y al varón. Cuando la hija se desarrolla y tiene su primera menstruación, conviene explicarle que ‘probablemente físicamente está lista para ser mamá, pero mentalmente y emocionalmente no está preparada’. También añade que tanto a la joven como al varón se le deben explicar cuáles son los riesgos que trae una relación sexual prematura, no solamente el embarazo precoz, sino también enfermedades venéreas y la transmisión del virus de papiloma humano.

Martín destaca lo importan que es ‘inculcar valores en ese momento y mostrarles que todo tiene su tiempo y momento, y que las cosas se deben vivir en el momento que hay que vivirlas y no antes’.

Si bien es cierto, para muchos padres hablar de sexo no es nada es fácil. En este sentido, Sandoval señala que las razones más comunes por las que los padres evitan este tema es por desconocimiento, debido a que ellos mismos no saben mucho sobre sexo o lo que saben está distorsionado. Otra razón es el miedo a no saber cómo decir las cosas y crearles ‘un morbo exagerado y creer que con hablarles se les incita a tener sexo’, también por haber crecido con tabúes sexuales y pensar que el sexo es sucio y/o pecaminoso.

¿Cómo hablar, entonces, de sexo con los hijos?

Según Sandoval, lo más importante es crearles confianza y hacerles saber que pueden confiar en ellos, que no los van a juzgar y que no tengan miedo. Se recomienda una conversación natural donde se emplee alguna película o programa de televisión donde se toque el tema. O simplemente contestar sus preguntas con tranquilidad.