Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Salud

Cómo superarse Geraldine Emiliani

No existe una cura milagrosa ni un procedimiento infalible para superar una ruptura, porque de ser así, nadie sufriría por amor, pero sí...

No existe una cura milagrosa ni un procedimiento infalible para superar una ruptura, porque de ser así, nadie sufriría por amor, pero sí existen formas de hacer que sea lo menos doloroso posible. Estas son algunas cosas que te podrían ayudar a superar la situación:

-Sal con tus amigas, conoce gente nueva y trata de pasarla bien.

-Estudia, aprende cosas nuevas y cualquier cosa que te haga relajarte.

-Dedica tiempo a ti misma, si es posible, arréglate el cabello, renueva tu guardarropa, poco a poco, no es necesario que gastes una fortuna, después de todo, no se necesita gastar tanto para lucir y sentirte bien.

-Desahógate, habla todo lo que quieras de él, pero después de un tiempo trata de no mencionarlo más, ponte límites; si no te ayudas a ti misma, nadie lo hará.

-No te esfuerces en olvidarlo, eso lo hace el tiempo, no existe una fórmula para olvidar.

-Pon en la balanza los sentimientos negativos que la relación te estaba provocando, miedo, temor, no podías hablar. Verte a ti misma en la situación que estabas viviendo los últimos días, te puede ayudar cuando sientas la calma de la que ahora gozas, recuerda que aunque ahora te sientas víctima, muy pronto te darás cuenta de que ese hombre a quien tanto amaste no te correspondió o a conveniencia te fingió un amor que nunca existió.

Dejarás de sentirte la mártir del drama y podrás recuperar los sentimientos que te fueron estafados, no debes dejar tus sentimientos en manos de quien ya ni se acuerda de ti, quien ahora está muy ocupado, viviendo y diciendo a otra lo mismo que te dijo a ti.

Ahora es tu momento, debes trascender al dolor, reconstruir tu vida, recuperar y depurar ese corazón, porque lo necesitas para seguir amando.

Camina hacia el futuro con pasos cortos pero firmes, camina despacio, porque las grandes distancias se recorren despacio pero segura de llegar a la meta y la meta eres tú, tu autoestima y tu felicidad.

Nadie vale más que tú, ninguno es más fuerte que tú si tú no quieres; ninguno te hará daño si no se lo permites, ve hacia adelante, no pienses cuánto te falta, piensa cuánto has recorrido.

No esperes que ninguno te baje el cielo, escala tú misma y conquístalo; no esperes que alguien te ofrezca las estrellas porque tú eres una de esas estrellas, brilla con tu luz, para que la luz de otros no te ciegue.

Ámate, protégete y respétate, todo lo demás viene por añadidura. recomendaciones gemiliani@cableonda.net