Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Salud

Consejos paternales

Los padres no necesitan ser autoritarios para tener autoridad. La clave es una comunicación fundamentada en el respeto y la constancia q...

Los padres no necesitan ser autoritarios para tener autoridad. La clave es una comunicación fundamentada en el respeto y la constancia que promueva el ejercicio de la libertad respetando las etapas de madurez de los hijos.

Aunque los padres pueden obtener algo de respeto de sus hijos siendo constantes, tener una relación de respeto con su hijo es esencial para el éxito paternal. El respeto se gana siendo respetuoso, mostrando el ejemplo y la comunicación sencilla.

Los niños que se han ganado el respeto de sus padres apreciarán esa conexión y seguirán exhibiendo una conducta que promoverá aún más el respeto. Si es constante en la autoridad que ejerce, cosechará los beneficios del respeto de su hijo.

Las reglas necesitan ser finitas con sus consecuencias por infracción y deberán ser aplicadas de acuerdo a la etapa de madurez del niño. Cuando los padres usan su autoridad prohibiendo una conducta sin una razón establecida se convierten en autoritarios. Las reglas deberán establecerse de acuerdo al período de desarrollo emocional del niño. Si le responde a su hijo ‘porque lo digo yo’, esa no es una regla válida y propiciará una rebelión en su hijo. El niño no respeta la consecuencia si el padre no respeta su propia autoridad lo suficiente como para dispensar las consecuencias continuamente.

Promover la seguridad, el bienestar emocional y la salud son razones válidas para ejercer la autoridad. Respete a su hijo lo suficiente para explicarle: ‘si cruzas la calle, podría atropellarte un carro’. Ahora el niño comprende que usted sabe algo que él no conoce. Esta clase de respeto es crucial para mantener una autoridad que genere el ejercicio de la libertad, pero ausente del autoritarismo. La consistencia proporciona a su hijo seguridad. El niño se sentirá cómodo sabiendo de antemano que reacciones provocarán ciertas acciones. Por consiguiente, la regularidad reduce la rebelión.

Salvar a su hijo de las consecuencias de sus errores no es un ejercicio razonable de autoridad. Por nuestros errores es que aprendemos. Los niños necesitan cometer algunos errores por su cuenta con el fin de respetar la responsabilidad de la autoridad.

El mejor regalo que le puede ofrecer a su hijo es la capacidad de convertirse en un padre amoroso. Respetando su propia autoridad y la identidad de su hijo, aplicará la autoridad sin ser autoritario.

www.dracaroline.com