Temas Especiales

29 de May de 2020

Salud

Identifican en Brasil punto débil para combatir la leishmaniasis

Un grupo de investigadores brasileños identificó un punto débil por el que puede ser atacada la Leishmania, el protozoo que transmite la...

Un grupo de investigadores brasileños identificó un punto débil por el que puede ser atacada la Leishmania, el protozoo que transmite la leishmaniasis, una enfermedad que provoca desde úlceras cutáneas hasta inflamaciones fatales en el hígado y el bazo.

Se trata de una enzima en una vía metabólica del parásito que, de ser efectivamente alcanzada, puede impedir el crecimiento del mismo y reducir la posibilidad de que infecte a los humanos, informó hoy la Fundación de Apoyo a la Investigación en el Estado de Sao Paulo (Fapesp), que financió parte del proyecto.

El descubrimiento permite pensar en nuevos fármacos para combatir la enfermedad que sustituyan a los usados actualmente, que son caros, poco eficaces y altamente tóxicos por contener antimonio pentavalente.

La leishmaniasis es una de las enfermedades consideradas olvidadas por la Organización Mundial de la Salud, debido a que, por afectar principalmente a la población de países pobres, no figura entre las prioridades de los grandes laboratorios.

El blanco vulnerable de la Leishmania fue identificado en una investigación conjunta de científicos del Instituto de Biociencias de la Universidad de Sao Paulo (USP) y del Departamento de Microbiología Molecular de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, Estados Unidos.

Los investigadores describieron por primera vez la importancia de la "arginase", una enzima ubicada en las organelas del parásito, en un artículo publicado en la última edición de la revista científica "PLos One".

El estudio demostró que la adecuada ubicación de esta enzima en las organelas de la Leishmania es determinante para que el parásito crezca y pueda infectar al hospedero.

Según la investigadora Lucile Maria Floeter-Winter, coordinadora del proyecto, la posible inhibición de esa enzima mediante una medicina puede interrumpir la infección.

"El principal logro del estudio fue identificar la importancia de la localización de la 'arginase', que es un blanco importante para impedir que el parásito crezca en los mamíferos", aseguró la investigadora.