Temas Especiales

25 de May de 2020

Salud

Prohíben en Brasil terapias hormonales para retardar envejecimiento

El órgano que regula la actividad profesional de los médicos en Brasil prohibió hoy la oferta de terapias hormonales que supuestamente ...

El órgano que regula la actividad profesional de los médicos en Brasil prohibió hoy la oferta de terapias hormonales que supuestamente retardan o previenen el envejecimiento, al esgrimir el argumento de que no existen pruebas científicas que indiquen que estas terapias sean efectivas.

La prohibición consta de una resolución publicada hoy por el Consejo Federal de Medicina (CFM).

"La falta de pruebas científicas sobre los beneficios y los riesgos y maleficios que causan a la salud no permiten el uso de terapias hormonales con el objetivo de retardar, modular o prevenir el proceso de envejecimiento", según la resolución del colegio de médicos publicada en el Diario Oficial de la Unión.

La dirección del órgano de regulación profesional dijo haber evaluado y revisado diferentes estudios científicos sobre el asunto antes de determinar la prohibición.

Para el Consejo Federal de Medicina, la terapia hormonal tan sólo puede ser indicada para la reposición de hormonas y otros elementos en casos de necesidad comprobada y diagnosticada.

La prohibición, por lo mismo, está dirigida a la prescripción de las hormonas utilizadas en supuestos tratamientos contra el envejecimiento, como el ácido etilenodiaminotetracético (EDTA), la procaína, las vitaminas y los antioxidantes, entre otras sustancias ofrecidas en algunos tratamientos.

El organismo advirtió que la oferta de esos tratamientos sin comprobación científica y que sólo buscan explotar el sueño de muchas personas de conservar la juventud creció significativamente en los últimos años en Brasil.

La situación se agravó con el surgimiento de cursos sobre terapias hormonales contra el envejecimiento. Incluso se presentó una petición ante el CFM para que autorizara la creación de un curso de modulación hormonal.

Los médicos que desobedezcan la resolución podrán sufrir sanciones que van desde la advertencia hasta la pérdida del derecho de ejercer la profesión.

La decisión del órgano regulador fue aplaudida por la Sociedad Brasileña de Geriatría y Gerontología (SBGG), que considera que la medida protegerá a la población de los daños a la salud provocados por tratamientos hormonales, que van desde el aumento de la toxicidad en el organismo hasta casos de cáncer.