Temas Especiales

26 de Jun de 2022

Salud

“Hogar, dulce hogar”

Esta frase simboliza la sensación que todos desearíamos sentir cuanto cruzamos el umbral de nuestra residencia

“Hogar, dulce hogar”
El hogar, el último santuario de la vida moderna. De su diseño va a depender la armonía.

En una sociedad que cada día se debate más entre fenómenos como la competitividad en el ambiente laboral, el estrés asociado al manejo, o la inseguridad en las calles, los hogares tendrían que ser sinónimos de paz y relajación.

En nuestras casas deberíamos ser capaces de recrear un ambiente amigable, dentro de un entorno que sin dejar el elemento decorativo y visual al margen, fuera principalmente práctico para satisfacer nuestras diferentes necesidades de aseo, descanso, recreación o alimentación. Por desgracia, no tomamos estas necesidades en cuenta a la hora de adquirir, diseñar y decorar nuestro hogar. Por esta razón nuestra residencia termina por no ser ni práctica ni eficiente. Esto complica el panorama para quienes han optado por realizar la mayor parte de su trabajo desde el hogar.

Aunque pareciera que el trabajo desde casa no ofrece más que ventajas, cada vez son más frecuentes los problemas que se derivan de compatibilizar nuestras actividades laborales sociales y familiares bajo un mismo techo.

DISEÑO DEL ESPACIO

‘Una casa no se diferencia mucho conceptualmente de otros elementos que integran nuestras vidas', comenta José Vicente Hernández, especialista y coach en diseño de interiores. ‘A la hora de elegir y configurar nuestro hogar, deberíamos tener en cuenta en primer lugar las necesidades, tanto presentes como futuras. Lo que sucede es que muchas veces se compra priorizando el factor de inversión económica, sobre el factor de funcionalidad y bienestar'.

‘Se debe crear conciencia en el sentido de que el hogar se debe ir construyendo poco a poco. Las casas deben ir creciendo como organismos vivos -señala Hernández- Debemos acostumbrarnos a ir amueblando y decorando nuestras casas conforme desarrollamos nuestros proyectos de vida, tanto incluyan estos la presencia de una familia o no. De otro modo solo habitaremos espacios fríos e impersonales'.

Para conseguir un hogar amigable y funcional no es requisito imprescindible el disponer de grandes espacios. Según Hernández, ‘tradicionalmente se ha venido manteniendo el concepto de que cada actividad debía tener un espacio propio en la casa. Las áreas comunes por lo tanto adquirían una enorme importancia desde el punto de vista de la socialización. Esto en nuestras latitudes es algo diferente por la influencia de los Estados Unidos, y muchos niños y adolescentes pasan la gran mayoría de su tiempo encerrados en sus cuartos, sin casi interactuar con el resto de los miembros de la familia. Deberíamos plantearnos en estos casos el hacer una reconversión de los espacios, para, en cierto modo, obligarlos a romper esa tendencia, sacarlos de su mundo, y que sientan toda la casa como propia y no solo su cuarto'.

RESIDENCIA FUNCIONAL

En la mayoría de nuestros hogares sobran cosas. Podríamos prescindir de una gran cantidad de objetos sin que se viera afectado nuestro bienestar. Hay que contrarrestar la tendencia natural de las personas a poseer objetos como sinónimo de estatus social y felicidad.

También hace falta tener en consideración que la tecnología se va adueñando de nuestros hogares, y frente a la simplicidad de hace décadas, cuando casi todo era manual y se podía reparar casi ‘a martillazos', nos encontramos con que dependemos de aparatos, controles, y artefactos eléctricos que raramente entendemos a plena funcionalidad, y que se descomponen con tremenda frecuencia convirtiendo nuestras vidas en lo más parecido a un calvario.

==========

CERO HUMEDAD

Para evitar la humedad en los closets se debe mantener un bombillo encendido. También se pueden colocar trozos de tiza o bolsas pequeñas llenas de arroz.