La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Salud

Infecciones vaginales más resistentes

Investigaciones médicas apuntan a que en ciertos casos hay que los tratamientos deben ser más fuertes

Infecciones vaginales más resistentes

Se estima que el 75% de las mujeres van a desarrollar una infección por hongos en algún momento de su vida, más aún en un país como Panamá en el que el clima húmedo propicia la proliferación de hongos .

Entre las infecciones más frecuentes está la candidiasis vaginal, provocada por alguna de las variantes de la familia candida.

De acuerdo a una investigación del Departamento de Microbiología y Parasitología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se han identificado cerca de 200 especies del género candida, 40 de ellas asociadas a patologías en humanos, ‘aunque la más significativa por su importancia clínica es la candida albicans, una de las causas principales de infección vaginal', dijo Laura Castañón, investigadora mexicana.

‘Algunas cepas de candida se están haciendo resistentes al tratamiento común para este tipo de infecciones, lo que ha llevado que el tratamiento deba ser prolongado',

ELIO ESQUIVEL

GINECÓLOGO

El ginecólogo Elio Esquivel, del Centro Médico Paitilla, explicó que las infecciones por candida albicans ocurren cuando se altera el pH de la vagina, lo que permite un crecimiento excesivo de hongos en dicha zona. En condiciones normales el hongo es inofensivo.

Y es que en la vagina conviven todos esos hongos y bacterias, que en condiciones normales la vulva a través de su pH ácido se encarga de mantener controlados a estas organismos, indica la ginecóloga Gemarilis González.

Castañón también menciona en un comunicado de la UNAM, que la reproducción exacerbada de candida albicans u otras especies causantes de la candidiasis vaginal está relacionada también a los cambios hormonales de las mujeres.

‘Muchas veces esta micosis se presenta de manera cíclica una semana antes de los periodos menstruales o incluso después de ellos; las embarazadas suelen padecerla, sobre todo en los primeros tres meses de gestación', señaló.

Esquivel destacó que algunas cepas de candida se están haciendo resistentes al tratamiento común para este tipo de infecciones, lo que ha llevado que el tratamiento deba ser prolongado hasta 12 semanas.

Para Castañón la razón de esta resistencia puede deberse al uso de antimicóticos (óvulos vaginales) de manera indiscriminada, ya que se pueden adquirir sin receta médica, lo que impide curar esta enfermedad con facilidad.

Sin embargo, para González la candidiasis más que hacerse resistente a los antimicóticos, es recurrente, por lo que se requiere de tratamientos más prolongados para curarla.

De acuerdo a González, los óvulos vaginales sin receta no deberían causar una resistencia del hongo por su uso frecuente, pero lo que si puede ocurrir es que no sean el tratamiento adecuado para la infección que se presenta.

AL ESPECIALISTA

Los síntomas de una candidiasis incluyen picazón, escozor, irritación de la zona íntima, inflamación y enrojecimiento de la vulva y vagina, flujo vaginal abundante, blanco, espeso y grumoso; dolor en las relaciones sexuales y al orinar.

Ante estas señales, Esquivel indicó que toda paciente que presente alguno de los síntomas mencionados debe acudir a su ginecólogo para una evaluación y darle el tratamiento adecuado.

Por su parte, Castañón recomendó no automedicarse y permitir que sea un profesional quien le recete el tratamiento para no evitar las resistencia a los fármacos.

RECOMENDACIONES

González y Esquivel coincidieron en que hay formas de disminuir la frecuencia de las infecciones vaginales.

*Optar por ropa interior de algodón, que permite la transpiración.

*No permanecer con el vestido de baño mojado o húmedo por mucho tiempo.

*Cambiar las toallas higiénicas frecuentemente y preferiblemente no usar protectores diarios.

*No utilizar duchas vaginales de rutina o como lo llaman frecuentemente de limpiezas.

*Usar ropa holgada y cómoda. Después de ejercitarse, no quedarse con la ropa sudada y húmeda.

*Evitar jabones perfumados y con pH alcalino.

*Comer yogur varias veces a la semana para aprovechar los probióticos que ayudan a mantener la flora vaginal.