La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Salud

Dime qué piel tienes... y te diré cómo cuidarla

Saber identificar el tipo de cutis, es fundamental para determinar el tipo de protección que se le debe brindar.

La piel es el órgano más grande del cuerpo y como tal, debemos brindarle los cuidados necesarios para que pueda realizar sus funciones de manera correcta y pueda mantenerse saludable y bella. en ese sentido, conocer qué tipo de piel se tiene, si es grasa, seca, normal o mixta, es primordial, pues de esto depende el tipo de productos que se van a utilizar para su protección.

Sin embargo, la mayoría de las personas desconoce qué tipo de cutis tienen y allí comienza una cadena de desaciertos.

‘Uno de los errores más comunes que tenemos, sobre todo en ambientes cálidos y húmedos como el de Panamá, donde transpiramos, es que nos catalogamos como pieles grasas porque cuando se evapora el agua de la piel, queda esa grasa de manera natural', señala la cosmetóloga Viviana López.

Seleccionar un producto inadecuado, tiene consecuencias negativas sobre el cutis. ‘Al pensar que tenemos piel grasa, utilizamos productos que nos arrastran esa grasa y eso trae como consecuencia pieles deshidratadas, envejecidas prematuramente, ajadas, opacas, sin vida, por una mala creencia', ejemplifica López.

CÓMO IDENTIFICAR EL TIPO DE PIEL

Para evitar caer en errores, se debe tener presente las características de cada tipo de piel. Busque un espejo y compare.

Sobre la piel grasa, López comenta que ‘tiene la tendencia de manejar un brillo durante todo el día, de oreja a oreja y de frente a mentón, es decir, en toda la cara. Los poros son dilatados, especialmente alrededor de la nariz y en la barbilla. Tiene un aspecto suave y flexible e inclusive es una piel que aún en la avanzada edad tiene ausencia de líneas de expresión o de arrugas'.

Además de verificar si la piel presenta estas características, López sugiere realizar el siguiente ejercicio. ‘Se hace una higiene de piel con jabón o limpiadora facial sin aplicar ningún otro producto y se espera unos cinco minutos. Al cabo de este tiempo pasamos la mano por la frente, la nariz y el mentón y si los dedos quedan untadas de aceite, podemos determinar que tenemos la piel grasa'.

‘La piel seca es la que está escamosa, agrietada y las líneas de expresión se marcan fácilmente', expresa la cosmetóloga de Royal Center, Martina de Alveo.

López concuerda y agrega que las líneas de expresión especialmente en el contorno de ojos y los surcos nasogenianos, aún siendo la persona muy joven, se deben a que la piel no cuenta con esa humectación natural para estirarse y volverse a recoger. ‘Es una piel completamente opaca, no presenta brillo, prácticamente pareciera que no tuviera poros porque no se ven dilatados y se siente tirante'.

También existe la piel mixta, es decir, un híbrido entre piel grasa y seca. ‘Casi siempre el área T, conformada por la frente, la nariz y la barbilla, es la que presenta problemas, porque ahí están los poros más dilatados. Sin embargo, hay pacientes que por el contrario, tienen la piel de las mejillas dilatada y la frente lisa', explica de Alveo.

Viviana López asegura que la piel mixta o combinada, es la más común en este clima y en segundo lugar está la grasa. Esclarece que la oleosidad no es tan pronunciada como la que presenta la piel grasa. ‘La zona T tiene esa sensación grasosa, mientras que la parte que va hacia las orejas, el mentón y las mejillas, es más bien seca'.

Por último, Martina de Alveo menciona la piel normal. ‘Es la lisa, que no tiene características ni de poros dilatados ni de resequedad'.

UNA RUTINA GENERAL

Existe una rutina diaria de higiene, que deben seguir todas las personas, independientemente del tipo de piel. No obstante, el tipo de productos y sus componentes es lo que varía.

‘La rutina de limpieza debe ser en la mañana y en la noche. En la mañana, porque al despertarnos tenemos en la piel los residuos que ésta bota durante el sueño y el metabolismo nocturno. Al acostarnos, porque hemos estado en contacto con el medio ambiente, polución, maquillaje, etc., y debemos retirar todo eso para que las células ni los tejidos se alimenten de eso', explica Viviana López.

Después de la limpieza, ‘hay que tonificar la piel, se aplica hidratante y después protector solar. Esos 4 pasos no se deben omitir', dice de Alveo, esclareciendo que es recomendable utilizar una vez por semana un exfoliante y opcionalmente una mascarilla, según el tipo de piel.

PRODUCTOS SIN GRASA

Cuando se trata de una piel grasa, Martina de Alveo sugiere el uso de una limpiadora a base de gel o mousse, tónicos naturales a base de agua de rosa y exfoliantes naturales. ‘Se puede utilizar uno a base de arroz o también se puede combinar un poquito de azúcar fina con la limpiadora y ya tienes un exfoliante'.

Además, resalta que la hidratante debe ser oil free , para evitar que aporte más aceites a la piel. ‘Sugiero las que tienen ácido hialurónico, colágeno, que nos sean tan untuosas. Me inclino más por los serum para el día y las cremas en la noche'.

‘Hay que utilizar productos que sean más bien hidratantes, es decir que le aporten agua a la piel y no humectantes que aportan aceites', enfatiza López. Indica que en el maquillaje se deben elegir productos no comedogénicos. ‘Una piel grasa tiene una actividad sebácea muy grande, entonces no se puede utilizar productos que taponen lo poros porque vamos a tener una acumulación de sebo en las glándulas y posterior a esto surgen los barros'.

Además, distingue que dentro de los hábitos de limpieza, no debe haber técnica de frotamiento intenso con pañuelos, ni lavarse la cara en exceso (a menos que por alguna actividad lo amerite) buscando eliminar la grasa. ‘Eso segrega aún más grasa porque el cerebro lo percibe como que algo está sucediendo y se tiene que defender produciendo más sebo'.

MÁS HUMECTACIÓN

Para las pieles secas, la idea es ‘aportarle aceites en productos indicados, tipo cremas humectantes faciales', destaca López.

‘Deben ser productos que no tengan fórmulas a base de alcohol ni de ácido acetilsalicílico, que resecan. Igual tienen que ser productos que no obstruyan poros a nivel de maquillaje, de bloqueadores, porque aunque el poro no esté dilatado, igual está en actividad y necesita hacer su secreción', comenta.

López subraya que estas pieles son propensas al envejecimiento prematuro y resultan delicadas, además, se irritan y queman fácilmente ante la exposición al sol. Hace hincapié en que no se puede obviar por ninguna razón el uso de protector solar.

Martina de Alveo, por su parte, recomienda el uso de leches. ‘En el mercado existen unas que son limpiadoras y desmaquillantes a la vez. También recomiendo cremas humectantes porque aportan más grasa a la piel, pueden ser a base de colágeno, ácido hialurónico o vitamina C, dependiendo de cómo esté la piel'.

Sobre los hábitos, menciona que es preferible evitar exfoliar en casa y hacer el procedimiento ‘en cabina, con productos específicos, para evitar daños'.

PRODUCTOS COMBINADOS

Las pieles mixtas, se pueden limpiar tanto con geles y mousses, como con leches. ‘Puede usar cualquiera de los dos tipos, aunque yo me voy más por una limpiadora en mousse, que arrastra toda las secreciones, grasas y sebo que seacumula'. Para hidratarla, aconseja el uso de los serum, ‘que son más fluidos y no las altera'.

La cosmetóloga López resalta que hoy día ‘en el mercado se consiguen productos ideales para estas pieles. Es recomendable utilizar productos hidratantes que aporten agua a la piel, para mantener ese balance', expresa, añadiendo que también es válido el uso de cremas hidratantes en la noche.

Por último, para la piel normal, de Alveo indica que se puede utilizar una leche o un gel para limpiarla, porque no la va a resecar. Apunta que ahora se utilizan las aguas micelares, que son útiles para limpiar y desmaquillar la piel. ‘Esta piel puede utilizar cualquier tipo de limpiadora, que no le va a alterar la esencia'.

Para hidratar, sugiere tanto serum como crema, ‘que no le va a afectar'.