La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Teatro

El Teatro Nacional de Panamá reabre tras una millonaria restauración

La edificación centenaria reabrió este jueves con una gala de ballet tras una restauración que obligó a su clausura en el 2015

El Teatro Nacional de Panamá, una edificación centenaria situada en el casco antiguo de la capital panameña, reabrió este jueves al público con una gala de ballet tras una restauración que obligó a su clausura en el 2015.

"Hoy tenemos una gala de la reapertura oficial del Teatro Nacional ya restaurado, que espero que ustedes disfruten y que el público también lo pueda hacer a través de los medios", dijo el ministro de cultura, Carlos Aguilar, quien estuvo a cargo del acto de reapertura, junto con una intérprete de lengua de signos.

En este evento estuvieron presentes la primera dama panameña, Yazmín Colón de Cortizo, y varios miembros del recién creado Ministerio de Cultura, entre otros invitados especiales.

Además, la gala, que según el ministro es una "noche dedicada a una de las mayores expresiones artística del país", llegó a llenar prácticamente todo el teatro - con un aforo de 853 personas- de espectadores vestidos de sus mejores galas.

Inaugurado el 1 de octubre de 1908, la construcción del teatro estuvo a cargo del arquitecto italiano Genaro Ruggieri, quien lo concibió con un estilo de opereta italiano: edificio de baja altura con paredes blancas, estatuas emblemáticas de la época romana, un techo redondo con una pintura representando la independencia del país, decorados en relieve dorado y amplios balcones.

Ubicado en el casco antiguo de Ciudad de Panamá, que se caracteriza por su estilo colonial, esta edificación ya había sido sometida a trabajos de rehabilitación y restauración en 1940, 1970 y 2003, de acuerdo con los datos oficiales.

El Teatro Nacional de Panamá, que forma parte del Patrimonio de la Humanidad dado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), fue cerrado en 2015 por problemas de deterioro en su infraestructura, pinturas y murales.

Un hecho que obligó a las autoridades a tomar la decisión de hacer un proyecto, por un valor de $15 millones, para recobrar el inmueble, en el que se pueden apreciar más de 40 obras del pintor panameño Roberto Lewis.

Los trabajos incluyeron la restauración y conservación estética de las pinturas artísticas, que estuvo bajo la mano de la restauradora Ángela Camargo, y los elementos arquitectónicos artísticos y decorativos del Teatro Nacional, específicamente en las áreas de platea, plafón, palcos, proscenio, salón Foyer, muros, escaleras y vestíbulo.

A partir de este jueves, el Teatro Nacional, reconocido como un ícono de la cultura panameña, acogerá la mayor cantidad de disciplinas artísticas posibles, además de grupos nacionales e internacionales, puesto que su nueva estructura le permite "competir con los mejores teatros centroamericanos", afirmó el ministro de Cultura.

"Esta noche está dedicada a una de las mayores expresiones artística de nuestro país", expresó el ministro en su discurso.

El primer acto ha sido una representación del Ballet Nacional con la obra "El tibio lugar de mi infancia", del coreógrafo panameño Diguar Sapi, de origen Guna, uno de las siete etnias indígenas del país.

"Esta obra es un homenaje a mi infancia, a mis recuerdos en mi comarca Guna Yala (...) es una alegría que mi obra sea la encarga de reabrir el Teatro Nacional y sobre todo para mí, como coreógrafo", declaró a EFE Sapi.