Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Tecnología

El valor agregado de una buena planificación

Cuando en una reunión de trabajo alguien pide calma para analizar las cosas, mucha veces quedamos ante los demás como una ...

El valor agregado de una buena planificación
El presidente Ricardo Martinelli será recordado por su estilo poco reflexivo.

Cuando en una reunión de trabajo alguien pide calma para analizar las cosas, mucha veces quedamos ante los demás como una persona ‘falta de acción’ o como alguien que ‘filosofa mucho’. Esto no es algo positivo en nuestra sociedad. La gente prefiere aquellos que salen corriendo a hacer cosas, quienes de forma impulsiva corren tras un problema y luego tras otro, dejando tras de sí una estela de movimiento frenético, muy apreciada por la mayoría.

El estudio y la planificación están mal vistos. Quienes se detienen a analizar un tema y quieren entender el porqué de las cosas no son tan aplaudidos como los anteriores.

En un mundo tan complejo como el nuestro, dominado por la interacción, la capacidad de analizar y formular planes no debe alentarse, debe promoverse.

Es necesario crear un plan, diseñar algo, pensar en una estrategia. Son cosas que requieren capacidad de análisis y entender cómo se ‘conectan los puntos’ entre sí.

Tengo una amiga que esta tratando de crear un lugar de encuentro para emprendedores. Me parece que la idea es buena y va en una buena dirección. Cuando la gente se encuentra, el conocimiento fluye y en la actual ‘economía del conocimiento’ eso se traduce en oportunidades, proyectos, dinero.

Mi amiga recibe constantes consejos de empresarios cercanos que le dicen: ‘no te compliques tanto, aquí en el país el negocio es simple, compra algo a un dólar y lo vendes a 3’.

En cierta forma tienen razón, el comercio es la base de la economía en Panamá, pero no siempre fue así y tal vez no lo sea en el futuro. No lo sabremos si no alentamos a personas como mi amiga que están tratando de generar otras opciones.