Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Tecnología

El ‘hambre por los contenidos’

Más de una vez se ha planteado que la era digital pondría en jaque los medios impresos. ¿Cuál es la solución más viable?

El ‘hambre por los contenidos’
El ‘hambre por los contenidos’

Hace un par de meses conversé con una amiga que trabaja como editora de un grupo de revistas importante en Colombia, hablamos principalmente sobre todos los problemas que está teniendo debido a lo que ella llama ‘la crisis de los medios escritos’. ‘La gente ya no quiere leer —me dijo—, hay que diseñar los medios para gente que no lee’.

Ella sabe que algunas de mis pasiones son los medios digitales y las redes sociales, así que me ubicó de inmediato en el palco de los ‘enemigos’.

Hoy más que nunca, el hambre por los contenidos aumenta de forma exponencial. Cientos de dispositivos permiten a la gente compartir lo que se les ocurra escribir en cualquier lado, y cosas como el RSS nos permiten seguir los artículos de gente que escribe desde lugares lejanos. ¿Cómo puede ser que mi amiga me diga que la gente no quiere leer?

Lo que vivimos hoy es un cambio de paradigmas. Los medios tradicionales quieren seguir sirviendo la mesa de una forma pero los consumidores, aunque con hambre, se niegan a comer con esos cubiertos.

Los medios escritos no van a desaparecer, se van a especializar; por ejemplo, este artículo en su formato impreso tiene un tiempo de vida y un tipo de exposición diferente a lo que tendría si fuese un post de mi blog. No digo que sea mejor o peor, me refiero a que serán opciones distintas, como colores en la paleta del pintor.

El factor diferenciador será el contenido en sí, y cómo éste se articule dentro del esquema de comunicación de los usuarios. Los usuarios de hoy tomamos todas las decisiones sobre tiempo, tema y lugar para el consumo de nuestros contenidos. Pretender tomar esas decisiones por nosotros será el acabose de los medios que se resistan a entenderlo.

También será un gran error tratar de ser Twitter o Facebook. Un periódico tratando de parecer una red social será tan ridículo como tratar de analizar una noticia en 140 caracteres. Los medios escritos deben entender que ahora hacen parte de un ecosistema de comunicación más amplio y que ya no son los únicos que hablan, además esperamos que sean interactivos y no se dediquen a monologar.

En aquella conversación le dije a mi amiga que ahora los contenidos son los que mandan, así como antes los reyes eran los dueños de la máquina de imprimir, y luego lo fueron los escritores y por último los editores. Ahora estamos en el momento del ‘prosumidor’ osea el ‘consumidor proactivo’, que se refleja en cosas como el ‘periodismo ciudadano’, los foros de opinión o los ‘blogueros’.

De los medios escritos espero mejor calidad y análisis de los que me pueda dar un ‘bloguero’, un periodista profesional debe poder generar más contexto y puntos de vista que el cibernauta promedio, y allí claramente está su nicho en el ecosistema.

Cuando no se está consciente de que los contenidos son ahora la clave de este asunto, se corre el riesgo de llenarse de contenido ‘basura’, con miles de personas generando ruido y un mar de anuncios ahogando un montón de contenidos que no agregan valor alguno para el consumidor.