Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Tecnología

Netflix, televisión cada vez más global

Empezaron repartiendo DVDs por correo. Ahora trabajan su inserción en Asia, ofreciendo vídeo ‘streaming' a tarifa plana mensual

Netflix, televisión cada vez más global
Netflix, televisión cada vez más global

Televisión a la carta. Este es uno de los conceptos que internet haría posible. La tiranía de un horario irrevocable terminó cuando se empezaron a ofrecer temporadas completas de series y telenovelas a cambio de una suscripción mensual.

El cuándo y el dónde ver un programa lo empezaba a decididir uno mismo y, con esto, se derrumbaría también el formato tradicional de la pantalla chica. Los argumentos, la capacidad de hilar un capítulo —en la medida de lo posible— independiente del anterior y del siguiente.

En 2013 Netflix invade Europa y lanza House of Cards , una adaptación estadounidense de la miniserie británica homónima, protagonizada por Kevin Spacey y, aún más importante, de forma exclusiva para los usuarios de la plataforma de video streaming . La serie le dio la vuelta al mundo y alcanzó un éxito traducido en 11 premios durante el año pasado. Cuando se ven los números, las acciones de la compañía se habían disparado en 2014.

Hoy 42,3 millones de estadounidenses están suscritos a este proveedor. En el resto del mundo son 23,35 millones, sumando un total de 65,5 millones de usuarios.

En la mira están ahora Italia, España y Portugal. En China, la amenaza de su llegada fue tal, que el gigante Alibaba —aquel consorcio privado dedicado al comercio electrónico, que supera a eBay y Amazon juntos en Asia— lanzará la plataforma TMall Box Office, para competir directamente con Netflix.

No cabe duda que, además de la opción para reproducir el contenido en alta definición, la distribución de contenido exclusivo es una de las principales estrategias de Netflix. Así lo hace ahora con Dare Devil , una serie producida conjuntamente entre Marvel y ABC Studios.

En un discurso, Kevin Spacey se refirió a la fama de House of Cards como la lección nunca aprendida por el mercado de la música: ‘darle a la gente lo que quiere, cuando lo quiera, en la forma que lo quiera, a un precio razonable, y es más probable que lo pague en vez de robarlo'.

Más allá de la reciente caída que sufrieron sus acciones al dividirse en siete, para Netflix el éxito parece ser cada vez mayor, en medio de un proceso global de adopción de televisión por internet. Un fenómeno que a la compañía fundada por Reed Hastings le ha permitido percibir unos $1,481 millones de dólares en este último período.