25 de Feb de 2020

Tecnología

La fiebre no está en las sábanas

Nuevas iniciativas para facilitar la movilidad en la ciudad ayudan a hacerla más amigable y sostenible

La fiebre no está en las sábanas
Pie de foto pie de foto pie de foto pie de foto

No es normal que alguien quiera enfrentar un problema y realmente quiera solucionarlo, no todos tenemos el valor de enfrentar el reto de realmente hacerlo.

Solucionar un problema pasa siempre por un proceso clave que implica mucha humildad, que es el de aceptar que se puede estar equivocado, abrir la mente y ver el punto de vista de los demás, especialmente de aquellos que sufren el problema.

En esta columna han corrido ‘ríos de tinta' sobre los procesos de innovación abierta y la construcción de soluciones colectivas, estos procesos son claves para la forma como se construyen las relaciones de valor hoy día, por eso no puedo menos que comentar que está ocurriendo hoy en la ciudad y que se puede constituir en un ejemplo para el resto de personas y grupos que están buscando soluciones.

La ciudad tiene problemas de movilidad eso no es nuevo ni comenzó ahora, lo que sí es nuevo es el enfoque del alcalde Blandon; a él le escuche decir en una conferencia ‘la movilidad consiste en mover personas, no carros' y esto no solo es correcto, es además una perogrullada que todos pasaban por alto.

La gente con auto particular en nuestra ciudad es una minoría, se estima que es menos del 15 por ciento de los habitantes si no menos, quiere decir que más del 80 por ciento restante debe moverse en una ciudad sin aceras, sin espacios aptos para el peatón y sin sombra.

No siempre fue así, cuando uno ve las fotos antiguas de la ciudad, puede ver las veredas con árboles y los espacios diseñados para que las personas los hicieran suyos; con el pasar del tiempo nos fuimos acostumbrando a cederle espacios a los autos, al punto que en muchos lugares no hay literalmente por donde caminar.

Si somos capaces de contextualizar los problemas del cambio climático, los de contaminación del aire y los de tiempos de desplazamiento; y además sumamos los de sedentarismo, sobrepeso, diabetes y además los relacionados con la falta de ejercicio, seremos capaces de darnos cuenta que la cosa no consiste en más calles para mas carros.

El viernes pasado se lanzó un ciclocarril permanente en Bella Vista, es un piloto que a todas luces busca medir y trabajar en un esquema de movilidad sostenible en la ciudad. Sé que no será fácil, que lo mismo que la ciclovía recreativa, tendrá un montón de personas quejándose del ejercicio, pero tengamos algo claro, ninguna ciudad exitosa basa su movilidad en transporte privado.

Esquemas como la bicicleta o caminar son a la larga la única manera de crear una ciudad sostenible, necesitamos más árboles, más aceras, más espacios que se dejen habitar por la ciudadanía.

La fiebre no está en las sabanas, creamos un problema al dejar que la ciudad se nos llenará de autos, la solución es sacarlos... La cuestión es cómo, y allí está la oportunidad.

Una ciudad más caminable y más amable al peatón, es también más turística, menos contaminada y más llena de pequeños negocios como cafés, tiendas y panaderías.

Así que un aplauso al alcalde por animarse a enfrentar el problema y un mensaje a los ciudadanos que habitamos la ciudad para que se sumen a cocrear soluciones, solo así podremos evolucionar y ser mejores.