Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Tecnología

Innovación para alcanzar la paz

Una visita al Centro de Innovación Israelí permite observar el recorrido de un país que solo con 71 años de existencia se ha convertido en un Start-up Nation

Por estos días el sol se hace sentir, y mucho, en Jaffa y lo que provoca es salir corriendo y entrar en sus hermosas playas. Pero hay un lugar que llama mucho más la atención, no solo porque riñe con el resto de las construcciones en el área, modestas, clásicas. Un edificio que se levanta como un bloque gris alberga el Peres Peace House, que alberga el bastante reciente Israeli Innovation Center, bloque al cual no se le encuentra mucho sentido hasta darnos cuenta que su entrada no da hacia la calle sino que está justo frente al mar. Y que su formas arquitectónicas, mucho más visibles en su interior, nos conectan con la paz que emana el océano, justo afuera. Su diseño es del premiado arquitecto italiano Maximiliano Fuksas.

Una guía nos recibe sonriente, y nos ofrece algunos detalles sobre el Peres Center for Peace, fundado por Shimon Peres, quien fue primer ministro y presidente de Israel, además de premio Nobel de la paz.

‘Cuando Peres dejó la presidencia buscó nuevos proyectos en qué trabajar, ese mismo año recibió la vista del presidente Obama quien al escuchar sobre todos estos proyectos de innovación de Israel le dijo que le gustaría conocerlos, pero en ese momento no había un lugar donde se pudiesen ver. Hay museos para conocer la historia pero no para vislumbar el futuro de Israel', comenta nuestra guía.

La joven nos explica que el principal objetivo de este centro es ‘unir a la gente'. La organización independiente, no-gubernamental y no política fue fundada por Peres en 1996. La visión del expresidente es que la gente del medio oriente pueden trabajar unidas para construir la paz, a través de la cooperación socioeconómica, el desarrollo y la interacción personal. El edificio alberga los archivos de Shimon Peres, un auditorio, salas de conferencia y una biblioteca de solución de conflictos. Sus actividades incluyen conferencias, actividades de coexistencia, así como de empoderamiento y desarrollo para los residentes de la comunidad de Jaffa.

‘Jóvenes de Israel, de Cisjordania y de Gaza, se reúnen para jugar soccer , no unos contra otros sino juntos, aprenden a resolver conflictos mientras juegan, a encontrar sus puntos en común en lugar de sus diferencias. En el centro ellos reciben la instrucción por cinco años para luego ayudar a sus comunidades, programas para que entre ellos puedan crear empresas independientes', detalla.

Peres, el motor de este centro, tenía 90 años al dejar la silla presidencial, sin embargo no pensó en retirarse sino en buscar nuevos proyectos. ‘Él todavía tenía sueños por cumplir', dice la guía. Y ese es el principal motor para los logros. ‘Si no tienes metas, no realizarás nada aunque tengas 20 años', recalca. ‘Cuando él decidió cambiar el centro de una oficina para convertirlo en el Centro de Innovación Israelí, combinaba dos se sus metas: lograr la paz en oriente medio, resolver los conflictos y la segunda, promover y crear más innovación y tecnología económicamente independiente. En su mente tenía la firme idea de que para lograr la paz se requiere crear una fuerte estabilidad económica independiente, no solo en Israel sino también para sus vecinos, porque si tú tienes tus necesidades resueltas puedes trabajar en resolver conflictos pero si no tienes nada, actuarás como si no tienes nada que perder', asegura.

El recorrido

La visita al centro funciona como un viaje en el tiempo, comenta la guía. Veremos algo sobre la historia de las innovaciones, a dónde ha llegado Israel, al día de hoy en términos tecnológicos y de emprendimiento y veremos también un pantallazo al futuro.

El recorrido se inicia en el hall , denominada ‘La sala de la inspiración'. Con pantallas desde el piso al cielo raso, el visitante se ve inmerso en una experiencia visual que remarca cómo la innovación israelí ha dejado su marca en el mundo, en diferentes campos. Allí aparecen y se desvanecen imágenes de vehículos, aplicaciones en smartphones , paneles solares… en fin, el abreboca nos ha puesto a salivar. Luego entramos a la sala llamada ‘Los secretos de la innovación'.

‘Cuando Peres dejó la presidencia buscó nuevos proyectos en qué trabajar, ese mismo año recibió la vista del presidente Obama quien deseaba conocerlos...'

‘Para hablar de innovación hay que hablar de los innovadores', afirma nuestra guía y nos lleva a una sala donde nos encontramos frente a frente con pioneros de la innovación israelí que, a través de hologramas de tamaño real, responden preguntas sobre qué les llevó a crear, qué problemas intentaron resolver y qué querían lograr con sus emprendimientos. Lo que nos queda claro es que ellos son personas comunes, pero enfocadas, algunos jóvenes, otros de mediana edad, algunos un poco mayores; gente que buscó la forma de resolver algunos problemas que no necesariamente eran exclusivos.

Pasamos a ‘El estudio', que nos ofrece la oportunidad de conocer el despacho de Shimon Peres a través de una réplica exacta y conocer la historia del hombre que fue parte de su nación desde los inicios hasta que floreciera como una #innovation nation. Un documental nos presenta a grandes rasgos la trayectoria del Nobel de la paz.

Nos dirigimos a ‘La Nación de la innovación'. De un lado, una pantalla interactiva que va de pared a pared marca una línea de tiempo que se inicia en 1948, con la fundación de Estado de Israel, nos presenta, a pedido, información sobre cada una de las innovaciones israelíes ya sea en el campo médico, científico, tecnológico y social presentadas en un determinado momento histórico.

Del pasado vamos al presente, en la misma sala, pero en la pared contraria. Deforma más explicada, a través de videos y en algunos casos con modelos, se presentan las creaciones más revolucionarias en la actualidad. Y luego, vamos al futuro.

Entramos en ‘La cápsula', sala alargada con dos hileras de sillas enfrentadas. Allí, nos sentamos, nos colocamos los googles de realidad virtual y viajamos al futuro. ‘La cápsula' nos invita a descubrir los retos que enfrentará la humanidad en un espacio de tiempo ya no muy lejano y a tratar de resolverlos con la tecnología del mañana: medicina digital, tecnología alimentaria, transportes inteligentes, nano robots y viajes espaciales son algunos de los escenarios que propone el centro para su discusión.

El recorrido finaliza con ‘La expo israelí' una especie de showroom que presenta algunas de los más de 5,000 start ups que actualmente se desarrollan en Israel, en los campos de agricultura, agua, ciber tecnología, seguridad, espacio, vehículos, industria, comida, transporte inteligente, energía limpia, cine, juegos, medicina, ciencia e investigación, ya sea con empresas internacionales basadas en centros de Israel. La idea es mostrar un grupo diferente cada año. Algunas de las que vimos son: Nano retina, para devolver la visión a los invidentes; BreezoMeter, un app que mide los niveles de polución; Space Il, que busca aterrizar la primera nave israelí en la luna; My Heritage, para descubrir la historia familiar; Homebiogas, un artefacto que con los desechos del hogar genera abono y gas metano y Hargol, proyecto de cría de saltamontes como alternativa de alimentación.

El Centro de Innovación Israelí espera recibir unos 200 mil visitantes de forma anual, tanto israelíes como extranjeros, estudiantes, jefes de estado y de empresas.