Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Deportes

Un Clásico histórico el de este año

JULIO ALFARO. H Hace mucho tiempo que no tenía la oportunidad de ver tanto talento reunido en una pista de carreras. Este domingo, el H...

JULIO ALFARO

H Hace mucho tiempo que no tenía la oportunidad de ver tanto talento reunido en una pista de carreras. Este domingo, el Hipódromo Presidente Remón pondrá los manteles largos y, sobre la mesa, un exquisito plato: la mejor carrera del año, el evento de eventos, la máxima expresión del hipismo panameño.

Por supuesto que acudiré al óvalo juandieño. Quiero ser testigo de la historia, aquella que escriben los que vencen sobre la pista de carreras, de la que son héroes quienes cruzan la meta por delante del resto del pelotón. Aquí no cuentan los segundos lugares, o ganar por carambola o azares extrahípicos. Cuenta el valor del animal que gana, y por supuesto, del propietario cuya inversión se ve recompensada con una victoria en la carrera más importante del calendario clásico panameño, y una de las más antiguas del continente.

La de este domingo promete ser una de las carreras más vibrantes —a mi juicio— de los últimos 15 años. Por añadidura, un grupo de jinetes de alta cotización, entre nacionales, extranjeros y los panameños que montan fuera del país, tomará parte sobre los lomos de los 14 caballos que largarán desde el poste de los 2,100 metros.

No es un evento de pronóstico sencillo; pero sí de uno muy apasionado, cuando la máxima del hipismo se presenta: el nativo reta a los importados. Esta vez, un ejemplar nacido en cuna de los lares patrios asume la defensa de la cría del purasangre panameño. Un caballo ganador de la Triple Corona nacional acude a la importante cita en circunstancias que le permiten convertirse en notable protagonista.

Para nada resulta descabellada la idea de que el nativo ‘Voy Porque Voy’ subyugue a la crema y nata de los caballos de handicap del hipódromo panameño. Hay cosas ciertas: no corre desde hace un par de meses. No ha corrido una prueba de largo millaje como preparación en ese lapso. Enfrenta la competencia más difícil de su corto, pero brillante tránsito pistero. Tiene en su favor, no obstante, una significativa ventaja en peso, un descanso revitalizador, un jinete que lo conoce... pero sobre todo, cuenta con la sangre del extraordinario cariblanco estadounidense ‘El Catedrático’, ganador del evento tres veces en línea, y en 2,600 metros.

En los aprontes, no hay nada que pedir. Un lujoso 1.39 sobre la milla es su inigualable carta de presentación. ¿Qué puede ser una opinión sesgada...? Es posible... pero pienso correr ese riesgo, por los que no se atreven a hacerlo de frente.

Los enemigos en esta carrera son todos los competidores; pero destaco tres de manera especial. El peruano ‘Pratz’, cuya última victoria dejó claro que el pupilo del ex canciller José Miguel Alemán está listo para dar la gran batalla. ‘Obeche’, ‘el pony que corre’, es el coraje hecho equino de carreras. Y ‘Dixie Emperor’, que no ha corrido nada en sus dos presentaciones en Panamá, tras consagrarse en Venezuela... y precisamente, es eso lo que me preocupa... que se destape ese día a correr.

Por supuesto, no es que el resto vaya a ser testigo de la competencia. Respeto merecen los que ya ganaron la carrera, los que entran en la dura aventura y los potros que incursionan en busca de la gloria... pero lo dicho, dicho está. Y el nativo es el de mis preferencias.

El Presidente no irá al hipódromo. Desconozco si al final no se atrevió a someterse al escrutinio real del soberano de las tribunas, el público hípico... a fuerza de ser muy sincero, no me interesa. Más deseo que este domingo el hipódromo rebose de entusiasmo, de alegría y que gocemos del más hermoso espectáculo del mundo, en su expresión más sublime: el de las carreras de caballos.