10 de Dic de 2022

Deportes

Un batazo a la economía

PANAMÁ. La señora Aura limpiaba el pasillo de uno de los hoteles ‘cinco estrellas’ que operan en la capital del país.

PANAMÁ. La señora Aura limpiaba el pasillo de uno de los hoteles ‘cinco estrellas’ que operan en la capital del país.

Lo hacía con un brillo coqueto en sus ojos. Por un momento, tomó su escoba y simuló un turno al bate.

‘Aquí vendrán estos equipos y ya tenemos unas buenas propinas aseguradas’, comentaba la dama.

Su apuesta es la misma que muchos panameños están haciendo desde el pasado 22 de septiembre, cuando la delegación de Venezuela fuera la primera en pisar la tierra canalera para participar del Campeonato Mundial de Béisbol.

MOVIMIENTO ECONÓMICO

Todo comenzó, en realidad, desde que se le dio a Panamá el visto bueno para albergar a los 16 equipos de la justa mundial.

Ese primer movimiento se dio con los trabajos que se realizaron en los estadios sedes de esta competencia: el Remón Cantera, en Aguadulce; el Rod Carew, en la ciudad capital; el Rico Cedeño, en Chitré; y el estadio Omar Torrijos, en Santiago de Veraguas.

‘Las inversiones comenzaron con una partida de $5.6 millones’, explicó el director del Instituto Panameño de Deportes (Pandeportes), Rubén Cárdenas. Es claro que este primer proceso tendría sus repercusiones.

Cárdenas explicó que se realizaron las contrataciones correspondientes y de paso, se inició un movimiento en la economía nacional, principalmente en las sedes del interior de la República.

‘La mano de obra contratada debía permanecer en el lugar de trabajo; así que se reservaron hoteles por varios meses’, señaló el rector de Pandeportes.

Eso, obviamente, produjo un resultado económico positivo en los sitios donde se realizaron estos trabajos; pero, ¿qué tanto impactará el torneo en nivel nacional, en el aspecto económico?

ALGUNOS NÚMEROS

Patricia Almanza, asistente ejecutiva de la trigésimo novena Copa del Mundo de Béisbol Panamá 2011, remitió a pedido de La Estrella datos económicos relacionados con la justa.

Entre alojamiento, transporte y alimentación de los integrantes de las 16 delegaciones participantes, se ha destinado un millón 600 mil dólares, aproximadamente. Veamos los detalles.

Para el transporte de las delegaciones, tanto las que jugarán en Panamá como en el interior del país, se ha contratado a la empresa Pesantez Tour, uno de los principales mayoristas turísticos del país.

¿El costo para los organizadores? Aproximadamente, 260 mil dólares.

El proveedor tendrá disponibles, entre autobuses, grandes y medianos, autos sedanes y camiones, entre 45 y 50 vehículos.

Enrique Pesantez, gerente general de la empresa, explicó que los autobuses son los que usualmente brindan el servicio de turismo en el país y cuentan con características muy específicas: aire acondicionado, espacio para equipaje, provisiones de líquidos (agua o jugos), asientos reclinables y los seguros correspondientes.

Habrá 16 equipos, cuatro por cada sede. Así brindaremos la mejor atención en este renglón a las delegaciones.

‘Estamos muy optimistas sobre todo el movimiento económico que habrá en el país. Eso es positivo para todos’, señaló Pesantez.

HOTELES ‘FIVE STARS’

Si el transporte es de primera clase, el renglón de hospedaje no se queda atrás.

Veintiún hoteles han sido contratados para alojar a las delegaciones participantes; siete de ellos en el interior del país, y el resto en la capital panameña.

Para tener una idea de los costos, cada equipo tiene reservadas unas 20 habitaciones en cada hotel, para alojar a unas 40 personas por delegación.

El hotel Crowne Plaza, por ejemplo, alojará durante nueve días a la delegación de Canadá, compuesta por unas 35 personas.

Los costos de sus habitaciones para dos personas varían entre 169 y 200 dólares por día, lo que supondría un gasto aproximado de mil 800 dólares por cada habitación, en este caso en particular.

Si se trata de la delegación de Italia, su hospedaje será solo por dos días en el hotel Finisterre Suites & SPA (29 y 30 de septiembre), con un costo de 185 dólares por habitación para dos personas.

En ambos casos, se ofrecen todos los servicios que brindan los hoteles, incluyendo el uso de sus instalaciones, piscinas, gimnasios, salas de masaje, internet y comunicaciones.

Las fechas de arribo de las delegaciones a los distintos sitios de hospedaje, tanto en el interior como en la capital, están debidamente detallados (ver tabla) y el Comité Organizador está al tanto de cada detalle.

EXPECTATIVAS

Algunos economistas consideran que este evento dejará al país más de 40 millones de dólares, tomando en cuenta dos factores: compras, proveedurías y turismo.

‘Ciertamente, en el sector turístico, esperamos una fuerte inyección, principalmente en el interior del país’, destacó la presidenta de la Asociación Panameña de Hoteles, Sara Pardo.

A su juicio, el impacto que crea un evento de esta naturaleza en el campo económico ‘siempre es bueno, porque suma y ayuda a que el sector se mantenga en crecimiento’.

Para el director de Pandeportes, si se cuenta todo el proceso organizativo, desde que se comenzó el remozamiento de los estadios sedes del torneo, ‘el movimiento económico no se ha detenido’.

Cárdenas estima que ningún evento podrá generar el movimiento económico que este campeonato le dará al país, al menos, en los próximos doce meses.

LOS COLATERALES

Otro tipo de movimientos en la economía del país se verán en los próximos quince días, alrededor del torneo mundial.

En la capital, habrá una línea de microbuses para llevar a los fanáticos al estadio Rod Carew, a un costo de 25 centavos. La ruta de Kuna Nega brindará ese servicio.

Los negocios que se encuentran alrededor de los estadios han adecuado sus instalaciones, en espera de hacer algún negocio. También vendedores ambulantes y los ocasionales de ‘carne en palito’ se están preparando para la ocasión.

La misma apuesta hacen muchas personas en Chitré y Aguadulce, mientras que en la capital, el movimiento se dará, como es usual, en el Estadio Nacional, que tiene ya sus puestos de venta establecidos; lo que se desconoce es si los precios serán los mismos que durante los campeonatos nacionales de béisbol.