Temas Especiales

05 de Aug de 2020

Deportes

Acróbata con riesgos calculados

PANAMÁ. La atención mediática que logró Felix Baumgartner podría darle alas para intentar una nueva y peligrosa proeza.

PANAMÁ. La atención mediática que logró Felix Baumgartner podría darle alas para intentar una nueva y peligrosa proeza.

En este lado del continente, su hazaña no pasó desapercibida.

Baumgartner hizo el que se considera el viaje más largo en caída libre de la historia desde aproximadamente 38 kilómetros.

QUIÉN ES

Felix Baumgartner nació el 20 de abril de 1969 en Salzburgo, Austria, y desde pequeño tuvo un especial apego por los riesgos.

Se alistó en la armada austríaca donde sirvió por algún tiempo; estancia que le permitió practicar el paracaidismo y especializarse en aterrizaje en espacios reducidos.

Al abandonar las armas, Baumgartner decidió iniciar una serie de saltos de alto riesgo.

A los 30 años, impuso su primera marca, con un salto desde un edificio en las Torres Petronas en Kuala Lumpur, Malasia.

Los saltos peligrosos se sucedieron año tras año.

En 2003, Baumgartner se convirtió en la primera persona en cruzar el Canal de la Mancha en caída libre usando una ala de fibra.

Un año después, saltó desde el edificio Turning Torso de Suecia, y en 2007 se convirtió en el primer ser humano en saltar desde el piso 91 del edificio Taipei 101 en China.

LA HAZAÑA

Después de dos años de preparativos, organización y ensayos, el domingo último Baumgartner se trasladó a Roswell, Estados Unidos, donde se convirtió en el primer ser humano en romper la barrera del sonido, sin apoyo mecánico y en caída libre.

Impuso otras dos marcas, una de ellas, de distancia en caída libre.