02 de Oct de 2022

Deportes

Portero brasileño Bruno juzgado por secuestro y asesinato de amante

El portero brasileño Bruno, excapitán del club Flamengo, comenzó a ser juzgado este lunes por el asesinato de su amante, Eliza Samudio, ...

El portero brasileño Bruno, excapitán del club Flamengo, comenzó a ser juzgado este lunes por el asesinato de su amante, Eliza Samudio, con quien tuvo un hijo y cuyo cadáver, que nunca fue hallado, habría sido ofrecido a perros según la policía.

Bruno Fernandes de Souza, de 27 años, y otras cuatro personas son acusados de los cargos de homicidio, secuestro y ocultamiento del cuerpo.

El proceso se celebra en una corte de la zona metropolitana de Belo Horizonte (Minas Gerais, sudeste) y puede extenderse unos 15 días.

El crimen habría sido motivado por la voluntad de la joven de probar en la justicia, con un examen de ADN, que el jugador era el padre de su bebé, que ahora tiene casi tres años, y así poder cobrar una pensión.

La policía trabaja con la hipótesis de que parte o todo el cuerpo de la joven fue dado a comer a perros Rottweiler propiedad del presunto autor material con el fin de hacerlo desaparecer, según declaraciones de un presunto testigo del crimen, primo de Bruno y menor de edad en la época.

"Espero que se haga justicia y queremos la condena de todos los acusados y principalmente saber dónde están los restos mortales de mi hija", dijo la madre de Samudio, Sonia de Fátima Moura.

Además del portero Bruno, que ganó con el Flamengo el Campeonato Brasileño-2009, son juzgados Marcos Aparecido dos Santos, conocido como Bola, un expolicía militar señalado como autor material del crimen y dueño de los perros; y Luiz Ferreira Romao, alias Macarrao (gran fideo), amigo de Bruno y supuestamente el autor del secuestro de Samudio y su hijo en Rio de Janeiro. Los tres son acusados de homicidio, secuestro y ocultamiento de cuerpo.

Por otro lado, la esposa y una novia de Bruno en la época, Dayanne Rodrigues y Fernanda Gomes de Castro respectivamente, responden a cargos de secuestro.

La defensa: sin cadáver no hay caso

El cuerpo de Samudio nunca fue hallado y ese el principal argumento de los abogados de Bruno para defender su inocencia.

"Tenemos un nuevo testigo que vio a Eliza. En este momento están buscando a Eliza en un hotel en Sao Paulo", dijo el lunes al sitio G1 de Globo el abogado de Bruno, Rui Pimenta, quien ha dicho que no hay pruebas para comprobar la culpabilidad de su cliente.

"Cuando alguien muere deja una gota de saliva en el piso, una gota de sangre, tiene que haber por lo menos una prueba", lanzó recientemente el jurista.

La fiscalía sostiene que Samudio fue asesinada el 10 de junio de 2010, tras su secuestro seis días antes.

Su acusación se basa en la confesión del primo de Bruno, además de unas muestras de sangre de la mujer encontradas en el coche del futbolista, el hallazgo de su hijo en casa de unos conocidos de su exesposa y la repentina contratación de los servicios de Bola.

En 2010, la justicia de Rio (sudeste) condenó a Bruno a cuatro años y medio de prisión por secuestro, maltrato y humillación forzada a Samudio, a quien habría obligado a tomar medicinas abortivas cuando supo de su embarazo.

El portero ya cumplió dos años y cuatro meses de esta condena y permanece encarcelado en Minas Gerais."Bruno está esperanzado, está cansado de la cárcel, loco por salir a comerse una parrilla bien cocinada", indicó Pimenta.

Durante la primera audiencia, los abogados de Bola y Macarrao se retiraron de la sala asegurando que la juez conducía una "aberración jurídica" al poner límites a la presentación preliminar de los argumentos. Bola será defendido por un otro abogado y la jueza debe definir si un defensor público asumirá la defensa de Macarrao.

El club Flamengo mantiene vigente el contrato de Bruno, que vence este 31 de diciembre.Bruno, que estaba en la mira del AC Milan y ganaba un salario mensual de 160.000 reales (unos 78.000 dólares al cambio actual). Hoy recibe un pago de 500 reales (246 dólares) al mes por ayudar con la limpieza en el penal, indicó el diario popular O Dia.