Temas Especiales

18 de Apr de 2021

Deportes

La espada dorada de José Luis Morán

SAN JOSÉ, COSTA RICA. El asedio del guatemalteco Gerber Morales le impuso al panameño José Luis Morán una especie de reto interno máximo.

SAN JOSÉ, COSTA RICA. El asedio del guatemalteco Gerber Morales le impuso al panameño José Luis Morán una especie de reto interno máximo.

Era la pelea semifinal por el pase a disputar la medalla de oro en la modalidad de espada individual masculina, de los X Juegos Centroamericanos, que se están celebrando en la capital josefina.

Morán accionó con destreza. Blandió su espada con fuerza y decisión. Ya había asegurado la medalla de bronce, pero quería más.

‘Ese combate fue tan duro, que salí casi sin aliento para prepararme en busca de la medalla de oro’, dijo a La Estrella el atleta de 31 años, y quien desde los 15 se inclinó por la esgrima como su deporte favorito.

LA PELEA FINAL.

Morán superó 15-13 al chapín. Discutiría el oro ante el salvadoreño Germán Ramírez, quien en una impresionante guerra superó al tico Johnston en un cerrado 15-13.

LA PELEA FUE ADELANTADA

Debía celebrarse tras completarse las semifinales de la categoría femenina.

En realidad, esas escaramuzas se fueron pronto, y el escenario quedó dispuesto para el combate definitivo.

‘Me sentía muy confiado. Sabía que no sería un combate sencillo, porque Ramírez es ya un conocido atleta con el que había peleado antes. Pero sabía que éste sería mi día’, señaló el esgrimista.

Fue un pleito raro. No hubo prácticamente movimientos en los dos primeros asaltos, pero en el tercero, Morán puso en juego sus armas.

‘Sabía que él era difícil de vencer, pero estaba preparado para derrotarlo’, expresó.

En el tercer capítulo, el panameño impuso su experiencia. Dejó en el camino a Ramírez por 11-8, y el júbilo estalló en el local de la antigua aduana de San José, sede de la esgrima centroamericana. Casi sin aliento, le dio las gracias a Dios y a su entrenador, Jorge Valdés, a quien le otorgó todo el mérito por su preparación y rendimiento competitivo.

EL FUTURO

Con el oro colgando en su cuello, Morán expresó su deseo de mantenerse en la competencia, ir a los Juegos Bolivarianos y participar en los campeonatos panamericanos y mundiales, que se celebrarán en este 2013.

‘Él es capaz de todo’, apuntó su entrenador. Valdés dijo que Morán mantuvo su disciplina táctica y no perdió en ningún momento el objetivo que se había impuesto desde que inició su preparación hace casi tres meses.

‘Hubo una diferencia, y es que esta vez, se hizo a través de Pandeportes una preparación con el verdadero rigor para ir a una competencia de nivel’, expresó Valdés.

Y mientras la reducida embajada panameña celebraba con euforia el triunfo de la espada dorada de Morán, también hubo júbilo por otras dos preseas doradas en judo y levantamiento de pesas.

‘Estamos comenzando. Creo que se llegará a la meta esperada en estas competencias’, destacó el jefe de misión de la delegación panameña, Augusto ‘Yuto’ Herrera.

Así comenzó el tránsito panameño en estas dos semanas de juegos en San José. La esgrima espera hacer más aportes. Y otros deportes como el futsal, que comienza hoy miércoles, también aguardan por su participación con la esperanza de darle satisfacciones al deporte nacional.

LAS TRES DE ORO

Están en manos de José Luis Morán, de esgrima; Germán Preciado, de pesas; y Jaime Villar conquistó la presea dorada en la división de los 55 kilogramos en el judo.

Jaime Villar apostó a su preparación y los resultados fueron positivos al ganar la medalla de oro en la división de los 55 kilogramos en el judo de los X Juegos Centroamericanos que se realizan en Costa Rica.

ENVIADO ESPECIAL