Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Deportes

Anelka entra en el ojo del huracán

LONDRES. Nicolas Anelka es noticia otra vez. Pero una vez más, el villano del fútbol francés está bajo los reflectores por malas razones.

LONDRES. Nicolas Anelka es noticia otra vez. Pero una vez más, el villano del fútbol francés está bajo los reflectores por malas razones.

Anelka provocó indignación en su país natal por su celebración tras anotar un gol el sábado en el encuentro de su equipo, el West Bromwich Albion con una señal que es considerada antisemítica y que el ministro de Deportes de Francia calificó como ‘repugnante’.

El escándalo creció rápidamente ya que el presidente del Congreso Judío de Europa Moshe Kantor pidió a la liga Premier que suspenda a Anelka.

La Asociación de Fútbol inglesa estudia si abrirá una investigación sobre Anelka y si se le encuentra responsable será suspendido al menos cinco encuentros de acuerdo con las medidas disciplinarias que la Asociación ha puesto en marcha para combatir las conductas discriminatorias.

EL ‘GESTO’

La señal, conocida como la ‘quenelle’, que es un guiso tradicional francés, a menudo es utilizada por el comediante francés Dieudonne M’bala M’bala y se le describe como un saludo nazi invertido.

En ella un brazo se extiende hacia abajo mientras se toca el hombro con la mano opuesta.

Anelka hizo la señal tras anotar el primero de los goles que marcó en el empate de su equipo 3-3 ante el West Ham el sábado último. El ex seleccionado francés que ha estado involucrado en numerosos controversias se defendió de las acusaciones y dijo que sólo se trataba de una señal de apoyo a Dieudonne.

Anelka, quien ya había sido fotografiado haciendo el saludo, había tenido una actuación discreta desde que llegó al West Bromwich Albion pero sus dos primeros goles de la campaña fueron opacados por el escándalo.

El asunto más polémico de su carrera ocurrió en el Mundial de 2010 cuando insultó al técnico de la selección francesa Raymond Domenech en los vestuarios y fue suspendido del equipo nacional.