Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Baloncesto

Tim Duncan y su convicción para ser un ganador en la NBA

Sin las bengalas y luces que adornan a otras estrellas, se le puede considerar como uno de los mejores jugadores

Las frases de elogio se multiplicaron la noche en que los San Antonio Spurs honraron al mejor jugador de su historia.

Tim Duncan superó con creces la gloria del gran ‘marical', David Robinson, convirtiéndose en el máximo símbolo de un equipo por el cual siempre mostró tres rasgos muy importantes: compromiso, entrega y fidelidad.

Pudo haber dejado a los Spurs hace 16 años, cuando se esparció el rumor de que los Magic de Orlando estaba interesado en sus servicios; pero nada sucedió, y el conocido como ‘The Big Fundamental' puso de relieve todo su talento para llevar al equipo a varios campeonatos de la NBA.

SENTIDO TRIBUTO

La noche del pasado domingo, los Spurs de San Antonio honraron a su mayor estrella, con quien en cinco ocasiones disfrutaron del campeonato de la NBA, y quien es considerado como el mejor ala pivot que jamás haya jugado en la liga.

‘ME VOY CONTENTO DE HABER CONTRIBUIDO A ESTA CIUDAD CON VICTORIAS',

TIM DUNCAN

EXJUGADOR DE LOS SAN ANTONIO SPURS

Sencillo, como su propia proyección pública, Duncan recibió el tributo junto con su familia.

‘Es un momento muy especial, en donde me siento tan agradecido de todos ustedes, que confieso que los extrañaré mucho', palabras que Duncan expresó con lágrimas en sus ojos y una emoción en todo el coliseo.

Le tocó a su amigo, el argentino Manu Ginobili pronunciar unas de las más sentidas palabras de la noche, evocando un momento en el que los dotes de liderazgo, sensatez y amistad de Duncan hacia él afloraron.

Contó lo sucedido en un partido ante los Kings de Sacramento en 2006, cuando perdió un baló que le costó el triunfo a los Spurs.

‘Me sentía muy mal por esa derrota, pero Tim me invitó para que charláramos un poco; accedí, aunque no estaba de ánimos. Hablamos de muchas cosas, me distraje y el dolor pasó. Esas cosas que hace una persona por un compañero o un amigo, y que convierten a ese ser humano en alguien muy especial', expresó el argentino.

Ginobili ganó cuatro de los cinco anillos de los Spurs asociado con Duncan y el francés Tony Parker, quienes conformaron quizá el tridente más productivo de la NBA en su historia.

Ese tipo de liderazgo fue impregnado además por el entrenador Gregg Popovich, quien adoptó a Duncan como uno de los suyos, dándole no solo la confianza, sino todo el conocimiento del juego dentro y fuera de la duela.

Con su adiós, la NBA cierra un inolvidable ciclo deportivo, con un legado de grandeza comparable con los inmortales de la liga, elevado a la máxima categoría.

Sin dudas, no fue la despedida a lo Kobe Bryant, solo resultó el decirle adiós a un jugador con una ética de trabajo impecable, una hoja de servicios sobresaliente y tras él, una estela de grandes logros, que perdurarán para siempre en San Antonio.