La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Béisbol

Las frustraciones acumuladas del béisbol panameño

Panamá no avanzó de la fase eliminatoria. Se cuestiona la calidad de la producción local

Jorge Bishop (d), uno de los peloteros ‘del patio' que demostró calidad.

Una frase acuñada con los años en el deporte panameño es: ‘hicieron lo que pudieron'. Con estas palabras, el mánager del equipo nacional de béisbol, Carlos Lee, quiso expresar un sentimiento que ya ha dejado de ser generalizado en los aficionados panameños a este deporte.

Lee había, días antes, ponderado como ‘la mejor preparación en mucho tiempo' que había tenido un equipo nacional para afrontar la eliminatoria del Clásico Mundial de Béisbol.

Hace cuatro años, el ‘caballo coclesano estaba en la alineación que dirigió Roberto Kelly, coach de los Gigantes de San Francisco.

En esa oportunidad, además de Lee, estuvieron Carlos Ruiz y Rubén Tejada en el ‘trabuco' que se quedó en el camino en el mismo estadio Rod Carew, a manos del bisoño equipo de Brasil.

¿UN FRACASO?

La gran mayoría de los medios de prensa locales así califica la eliminación de la novena nacional.

El director Lee hizo lo posible por minimizar el impacto de lo sucedido.

‘La gran mayoría de nuestros jugadores son de la liga local, se enfrentaron con peloteros profesionales', apuntó el ex Grandes Ligas.

La crítica al sistema posiblemente sea la clave de todo lo que se mueve alrededor de la pelota doméstica.

Con un campeonato nacional mayor por comenzar, las expresiones del estratega ponen un signo de interrogación sobre la calidad de este tradicional certamen.

CAMBIO DE SISTEMA

El éxito de las categorías menores en el plano internacional contrasta notablemente con los resultados del béisbol mayor.

La necesidad de un cambio estructural en el béisbol nacional se impone, por encima de cualquier otra cosa, si se quieren mejores resultados a nivel internacional en la categoría mayor.

Recupero las palabras del desaparecido periodista René Rizcalla, quien hace unos tres años vaticinó lo que hoy sucede en la pelota criolla.

‘Los dirigentes se valen de su posición para ganar exposición pública y buscar otras alternativas, principalmente en la política'.

Traído a lo sucedido en la eliminatoria mundialista, Panamá volvió a montar la fiesta, para que otro rompiera la piñata y se comiera los dulces y el helado.

Los detalles técnicos de la dirección en el encuentro decisivo son materia de otros análisis; lo pertinente hoy, es convencerse de que el béisbol panameño necesita cambiar, por su propio bien.