24 de Feb de 2020

Béisbol

Un campeón con dos abolladuras

Estados Unidos finalmente consiguió ganar el evento que creó. Puerto Rico, con dignidad

Un campeón con dos abolladuras
Marcus Stroman estuvo infranqueable.

Finalmente, una selección de béisbol de los Estados Unidos se coronó campeón del Clásico Mundial de Béisbol.

Lo hizo en la cuarta edición del torneo, después que Japón y República Dominicana se repartieran las tres primeras ediciones, en donde lo más que había conseguido era un cuarto lugar.

Ante el mejor equipo del torneo, Puerto Rico, que llegó al encuentro final con siete victorias consecutivas, la novena estadounidense ganó el encuentro decisivo.

Un 8-0 contundente. No hubo dudas desde que Ian Kinsler botó la esférica contra Seth Lugo en la parte alta de la tercera entrada, además del infranqueable lanzamiento de Marcus Stroman, el estelar abridor de los Azulejos de Toronto.

¿JUSTO CAMPEÓN?

Los boricuas hicieron un torneo impecable. No perdieron un solo juego, salvo el de campeonato; en cambio, los estadounidenses perdieron dos encuentros, uno de ellos ante los puertorriqueños... pero son los campeones del Clásico Mundial.

En este punto, cabría preguntarse si el sistema del torneo debe sufrir algún cambio para próximas ediciones.

Lo mejor que deja esta cuarta edición del Clásico Mundial de Béisbol ha sido la buena asistencia a los partidos, principalmente en Japón y los Estados Unidos; además de la sensación de crecimiento a mediano plazo.

‘Nos preparamos para este partido, y todo salió bien'

JIM LEYLAND,

MÁNAGER DE LA SELECCIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS