Panamá,25º

07 de Dec de 2019

Béisbol

El insólito caso del pelotero del Cuerpo de Paz

Thomas Brennen jamás pensó que su pasión por el béisbol, y la oportunidad de jugarlo en Panamá se convertiría en un litigio más allá del montículo.

El insólito caso del pelotero del Cuerpo de Paz

Thomas Brennen  es  un joven estadounidense que reside  hace más de dos años  en Remedios, distrito del Oriente chiricano. Vino a Panamá como parte del Cuerpo de Paz, la agrupación  federal estadounidense que tiene como propósito  promover la paz y la amistad mundial.

A Thomas le fascina el béisbol y se destaca como lanzador. Justo en estos días se empieza a jugar este popular deporte en Panamá y Thomas fue incluido en la selección de Oriente, luego de participar en las ligas internas. Hasta allí todo bien.

Cumplió los requisitos para ciudadanos extranjeros que quieren jugar pelota en las ligas panameñas. El pasado domingo 8 de septiembre lanzó un juegazo contra el poderoso equipo de David y lo ganó. El equipo de Oriente terminó ganando los dos juegos contra David, pero ahora los directivos del equipo de David protestaron ambos juegos, aduciendo que Thomas no cumple requisitos para jugar como mandata Migración. Pero la directiva de Oriente ha defendido el derecho de Bryan a jugar béisbol, porque sí es residente y uno muy especial, ya que entre Panamá y Estados Unidos tienen un convenio especialísimo sobre los integrantes del Cuerpo de Paz del que forma parte Thomas.

El insólito caso del pelotero del Cuerpo de Paz

El reclamo ya parece entrar en una polémica diplomática y hasta el Ministerio de Relaciones Exteriores ha tenido que pronunciarse. El equipo de Oriente defiende a Thomas, porque primero no hubo problemas de inscripción y luego el equipo de David aceptó que jugara. Dicen que todo el alboroto de David es porque Thomas le ganó el partido y Oriente terminó ganando los dos y por eso ahora quieren ganar ambos juegos en la mesa, cuando los perdieron en el terreno.

¿Y qué dice la Cancillería? Miguel Lecaro, director de Protocolo y Ceremonial del Estado, certificó que Thomas sí es residente en Panamá y que los “documentos de identificación que emite el Ministerio de Relaciones Exteriores en base al Decreto de Gabinete No. 280 del 13 de agosto de 1970 a los Voluntarios de Paz, de la embajada de los Estados Unidos de América, les concede la condición de residentes en la República de Panamá, mientras dure su misión y que el estatus de Voluntarios del Cuerpo de Paz, no es contrario a la residencia permanente o provisional que expide el Servicio Nacional de Migración”. ¡Como dice la doctora Polo: “Caso cerrado”!