Temas Especiales

07 de Jun de 2020

Boxeo

Revancha directa para Ward vs. Kovalev II

Una vez conocida la decisión, Kovalev se mostró contrariado, señalando que una revancha sería de justicia

Revancha directa para Ward vs. Kovalev II
Andre Ward (d) podría darle el desquite a Kovalev.

Una revancha directa entre Andre Ward y Sergey Kovalev parece ser la solución a una polémica decisión que acabó dándole la victoria al estadounidense el sábado último en Las Vegas, Nevada, por el campeonato mundial semipesado.

Los tres jueces entregaron idénticas tarjetas de 114-113 en favor de Ward, que incluso cayó en el segundo asalto víctima de la fortaleza de pegada de Kovalev, quien no pudo rematarlo, pero que dominó el pleito a sus anchas hasta el octavo tramo.

En ese momento, el ahora campeón y aún invicto supo trabajar para incrementar sus bonos hasta el final del pleito.

Una vez conocida la decisión, Kovalev se mostró contrariado, señalando que una revancha sería de justicia.

‘Yo creo que gané; él peleó bastante sucio en muchos momentos, lo tumbé y fui mejor. No sé que vieron los jueces, pero quiero una revancha', destacó.

Calificó como ‘equivocada' la decisión de los jueces, afirmando que los presentes en la arena T-Mobile de Las Vegas, más de 13 mil aficionados, ‘fueron testigos de lo que sucedió'.

Por su lado, Ward dija haber ganado ‘claramente', y aunque señaló estar dispuesto a darle el desquite a Kovalev, aseguró que todavía no piensa en eso como una prioridad.

‘Hay que descansar ahora, ya habrá tiempo para pensar en volver a pelear con él', apuntó.

Quienes esperaban una gran pelea, con enfrasques limpios y un victorioso incuestionable, se encontraron con un pleito bastante malo, lleno de amarres, controversia y sobre todo, pocas acciones destacadas.

Es posible que Kovalev haya dejado escapar la victoria cuando envío a Ward a la lona en el segundo asalto, pues no salió en el round siguiente con el ímpetu que se le apreció en otros combates.

La que consideraba como una fuerte candidata a Pelea del Año 2016 quedó a deber, aunque solo para la polémica y la astucia de los promotores, quienes tendrán un trabajo bastante arduo para convencer a los aficionados de que Kovalev-Ward II vale la pena.