Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Fútbol

La cultura del buen narrador

La descripción de un encuentro deportivo es un arte que, conjugando una serie de elementos, produce sensaciones diversas a un televident...

La descripción de un encuentro deportivo es un arte que, conjugando una serie de elementos, produce sensaciones diversas a un televidente o a un radioescucha.

Sus armas son: la voz, el conocimiento del deporte y el buen uso del idioma, que implica manejar los términos, sinónimos, giros idiomáticos con fluidez y exactitud ante el micrófono.

Lo demás es colateral... intercalar los comentarios y las menciones comerciales son parte del negocio, más bien, de la comercialización de los eventos deportivos.

Un narrador es, básicamente, el principal relator de la acción directa que se desarrolla en una pelea, un partido de béisbol, una carrera de caballos o un partido de fútbol.

He aquí algunas grandes voces de la narración deportiva panameña: los desaparecidos Arquimedes ‘Fat’ Fernández, Tomás Alberto Cupas, Hernán ‘Nan’ Botello, Agustín ‘Tino’ Bethancourt... el maestro y aún vigente Rafael ‘Chéquele’ Samudio...todos tienen algo en común: ninguno fue o es narrador de fútbol.

La narración deportiva panameña tiene este apartado en deuda con la fanaticada.

¿Por qué?. Porque los actuales gritan, porque su léxico es limitado, porque transmiten estrés, en vez de la acción del encuentro... y principalmente, porque no son formados debidamente.

Narrar, como escribir bien, es un arte que se aprende y desarrolla en la escuela, con buenos maestros y la disposición del alumno de aprender y llegar con tu voz a todo un país... y por qué no, al mundo. Línea de Fondo