Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Fútbol

Brasil está preparada para afrontar protestas

El país ha vivido en los últimos meses multitudinarios disgustos contra la celebración de la Copa del Mundo por diversas razones

Brasil está preparada para afrontar protestas
Una y otra protestas, por diversas causas, esperan los organizadores del Mundial Brasil 2014.

El vicepresidente de Brasil, Michel Temer, cree que su Gobierno está ‘preparadísimo’ para afrontar las protestas contra el Mundial de Fútbol del próximo junio, y subraya que las manifestaciones son propias de los países democráticos.

‘Las protestas son un ejercicio pleno de la democracia en nuestro país’, afirmó Temer en una entrevista concedida a EFE en Sudáfrica, donde ayer asistirá en Pretoria a la investidura del presidente electo del país africano, Jacob Zuma.

El país ha vivido en los últimos meses multitudinarias protestas contra la celebración de la Copa del Mundo por el elevado gasto que su organización supone para las arcas públicas, que los manifestantes consideran excesivo, al defender que ese dinero debería destinarse a la mejora de los servicios públicos.

Además, profesionales como los policías, profesores o empleados del transporte público han reivindicado subidas salariales en manifestaciones que amenazan con repetirse durante el Mundial.

Sin embargo, insistió el vicepresidente, ‘las protestas revelan al mundo que Brasil es un país democrático. En un país autoritario, éstas protestas no se permitirían’. El ‘número dos’ del Gobierno brasileño confesó a EFE no sentir ‘ningún temor’ sobre la marcha exitosa del torneo, pese al malestar social y los retrasos en los plazos fijados para la construcción de los estadios.

‘La preocupación -explicó- no existe por una razón muy objetiva: el Gobierno está ‘preparadísimo’ para dar respuesta a las protestas, que fueron siempre en pequeña cantidad’.

Temer -abogado de profesión y exministro de Seguridad Pública del estado de Sao Paulo- sostiene que las protestas son fruto del ‘gran desarrollo social’ de Brasil en la última década, en la que se ha convertido en unas de las economías emergentes más pujantes.

‘Debemos recuperar la pasión de Brasil por el fútbol’, remarcó el dirigente.