Temas Especiales

26 de May de 2020

Fútbol

Con sufrimiento y mucha garra

Por undécima vez, el Real Madrid se quedó con la ‘orejona', al superar en la tanda de penales al Atlético de Madrid, en el San Ciro de Milán

Con sufrimiento y mucha garra
Con sufrimiento y mucha garra

El Real Madrid lo hizo de nuevo. Por undécima vez, es campeón de clubes de Europa.

Sin embargo, podría considerarse la victoria más dramática de las obtenidas por más laureado club español de la historia.

El empate 1-1 en tiempo regular y en los dos tiempos suplementarios, dio paso a los penales.

Y solo bastó un fallo de Juanfran Torres en la tanda de penales, para que los blancos dejarán en el camino a los ilusionados del Atlético de Madrid, que una vez más se quedaron a las puertas de un triunfo y su primera Champions League.

EL ENCUENTRO

El capitán Sergio Ramos adelantó a los blancos en el minuto 15 y cuando los aficionados del Real Madrid ya casi celebraban la victoria para levantar por undécima vez Copa de Europa, el belga Yannick Carrasco empató para los rojiblancos en el 79.

  • UN GALARDÓN PRECIADO

Los blancos levantaron un partido con el resto físico en su contra

  • 11 El Real Madrid es el rey de la competición con once títulos, 4 más que el Milan y seis más que el Liverpool
  • 9 de agosto, Real Madrid y el Sevilla disputarán en Trondheim (Noruega) en la Supercopa de Europa.

El tanto del Atlético llegó cuando el Real Madrid estaba teniendo las mejores ocasiones, y lucía encaminado a la victoria por la mínima.

El conjunto rojiblanco había dejado pasar una buena oportunidad de empatar antes el partido cuando al inicio del segundo tiempo, el francés Antoine Griezmann lanzó un penalti al larguero tras una falta dentro del área de Pepe sobre Fernando Torres.

En el tiempo extra, notándose agotados y en algunos casos con calambres, los jugadores del Real Madrid asumieron una postura de entrega completa, frente a un Atlético que no supo rematar a un contrario notablemente disminuido en lo físico, pero agrandado en lo anímico.

Lejos de exhibir su mejor fútbol, con Cristiano Ronaldo muy disminuido en su rendimiento, el Real Madrid y su inexperto técnico, Zinedine Zidane, apostó por inyentar el valor y el peso de su tradición futbolística ante un rival que pudo haber rematado, pero careció de la convicción para hacerlo.

De cualquier forma, Zidane y sus muchachos celebrarán en Cibeles.