La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Fútbol

Brasil recupera la cima en el fútbol

Después de un gran año 2017, la ‘canarinha' apunta directo a treparse en lo más alto en el campeonato mundial que se juega en Rusia en junio del 2018

Brasil recupera la cima en el fútbol

Brasil asestó un golpe de autoridad en 2017 con la Canarinha como sólido líder de las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Rusia y Gremio como campeón de la Copa Libertadores.

GOLPE DE AUTORIDAD

El fútbol brasileño viene recuperando terreno en el concierto mundial

2016

el pasado año, la selección verdeamarella capturó la medalla de oro de los Juegos Olímpicos, único galardón que les faltaba.

Pudo haber sido más rotundo el año futbolístico para Brasil de no haber perdido el Flamengo la final de la Copa Sudamericana con Independiente el 13 de diciembre, y si tres días después el Real Madrid no frustra al Gremio la conquista del Mundial de Clubes.

El de 2017 será recordado en un país andino de 33 millones de habitantes como el año en el que su renovada selección puso fin al exilio que le apartó de los mundiales desde 1986 hasta 2014.

PERÚ REGRESA AL MUNDIAL

La selección peruana tuvo que jugar una repesca con Nueva Zelanda tras terminar en el quinto lugar del clasificatorio de la Conmebol.

De Wellington sacó un 0-0 el 11 de noviembre y, cuatro días después, selló el visado a Rusia al derrotar en Lima por 2-0 a Nueva Zelanda.

Ni el más viejo de la plantilla de la Albirroja dirigida por Ricardo Gareca había nacido cuando Perú asistió por última vez a un Mundial, el de España'82.

Con un doblete de Luis Suárez, un tanto de Edinson Cavani y otro de Martín Cáceres, Uruguay se recuperó en la última jornada de sendos autogoles cometidos por los centrales Diego Godín y Gastón Silva, vapuleó a Bolivia por 4-2 y se clasificó al Mundial sin tener que someterse a una repesca.

Con 31 puntos, 10 menos que los obtenidos por Brasil, la Celeste se aseguró el segundo lugar de la clasificación y rubricó así su mejor campaña en eliminatorias, de la mano de Tite, un entrenador que ha conseguido la resurrección del fútbol brasileño, y que ahora pretende resarcir al equipo de la dolorosa pérdida sufrida en el Mundial del 2014 en su tierra.