La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Fútbol

Panamá inicia el camino ante un duro Mali

El onceno panameño necesita un resultado positivo ante el actual campeón juvenil de África. El técnico Jorge Dely Valdés confía en el trabajo desplegado con los jugadores. Efraín Bristán reemplaza a Saed Díaz

Saed Díaz (c) se perderá el Mundial Su8b-20. Baja sensible para la línea de ataque de Panamá.

La selección nacional de fútbol, categoría Sub-20, inicia hoy sábado su tránsito por el Grupo E del campeonato mundial de fútbol, ante el onceno africano de Mali, en un encuentro que se considera vital para el objetivo central del equipo panameño: alcanzar los octavos de final del certamen.

El estadio Bydgoszcz es la sede de una nueva aventura del fútbol panameño en un Mundial Sub-20, al que acude por sexta ocasión en la historia de esta competencia.

El camino recorrido

El 2 de noviembre de 2018, Panamá comenzó a recorrer la senda de la clasificación mundialista en el torneo de la Concacaf, celebrado en Estados Unidos.

El onceno dirigido por Jorge Luis Dely Valdés dominó el Grupo D, el cual ganó sin perder ninguno de los cinco encuentros que disputó, hizo 14 goles y solo recibió 3.

En la siguiente fase, integró el triangular con los equipos de México y El Salvador, donde igualó a dos tantos ante los aztecas, y superó 1-0 a los cuzcatlecos.

Pese a que terminó con 19 puntos, dos más que México y dos menos que Estados Unidos, Panamá no disputó la final del torneo, en el que acabó invicto con seis victorias y un empate. Aunque no ganó el campeonato, su pasaje inmaculado le permitió quedarse con una de las cuatro plazas para el Mundial de Polonia 2019.

Un grupo compacto

El armado de este equipo Sub-20 sugiere una progresión ascendente de sus integrantes, donde ya hay figuras que militan en el fútbol internacional, en países como Estados Unidos, México, Israel y Canadá.

La base de este plantel está en Marcos Allen (arquero), Jesús West y Guillermo Benítez (defensas), Diego Valanta, Ernesto Walker y Ángel Orelien (medio campistas), y una delantera donde destaca la baja de Saed Díaz, quien no jugará el Mundial 2019 debido a una grave rotura de meniscos. Axek McKenzie es ahora la gran cuota de goleo del equipo.

Bajo las órdenes de Jorge Dely Valdés, este equipo ha tenido una ardua preparación, entre encuentros amistosos, concentraciones, microciclos, y recientemente, tres partidos previos al Mundial: una victoria sobre Sudáfrica 1-0, con anotación de Axel McKenzie; perdió 1-0 ante Ecuador y empató 2-2 ante Senegal; los goles panameños fueron de Ernesto Walker y Jesús West.

El rival

La selección de Mali es en este momento la campeonato del continente africano en la categoría Sub-20. Logró la corona superando en la tanda de penales a Senegal, en un partido altamente disputado.

Sus jugadores tienen dos características fundamentales: velocidad sobre la cancha y resistencia física.

Conducidos en la parte técnica por Mamoutou Kane, Mali cuenta con jugadores de buena técnica y cotización internacional.

Mamady Diarra y Lassana Ndiaye, ambos de solo 18 años, son delanteros con una notable habilidad y manejo de la esférica, que pueden aprovechar cualquier parpadeo defensivo de los panameños.

El parado en la defensa se da con Arnaud Konan, de 19 años, Babou Fofana, de 20 años, ambos con experiencia internacional, mientras que la media cancha presenta Mohamed Camara, Sambou Sissoko y Mamadou Traore, jugadores de mucha fortaleza.

El partido

Panamá tendrá que salir a la cancha cuidando su retaguardia y potenciando el trabajo en la media cancha, que permite a los delanteros que envíe Dely Valdés a la cancha tener oportunidades de golear.

Es de esperar que el onceno nacional salga jugando un 1-4-4-2, teniendo como atacantes a Díaz y McKenzie, y en la media cancha a Walker, Orelien y Harvey, mientras que Marcos Allen abriría en la portería; teniendo a Benítez, West y Méndez en la defensa.

Los africanos enviarán a varios de los mencionados a la cancha; el encuentro amistoso de Panamá ante Senegal fue seguido de cerca por varios ‘observadores' malienses, quienes entregaron sus apreciaciones al cuerpo técnico sobre lo que vieron en ese partido.

Obtener un resultado positivo es el objetivo de Panamá, pues el Grupo E se pintaría muy difícil con una derrota ante Mali, pues sus siguientes partidos serán ante Francia (28 de mayo) y contra Arabia Saudita (31 de mayo), ambos compromisos complicados.

‘Hemos trabajado para llegar lo más lejos que nos sea posible. Sé que una de las cosas que espera la afición es celebrar la primera victoria en un Mundial de este nivel. No he trabajado para ganar un partido, sino para llegar lo más lejos que podamos', señaló días atrás el técnico Dely Valdés.