La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Fútbol

USA champions

Condiciones físicas extraordinarias y seguridad en sí mismas son ingredientes claves en la receta del éxito estadounidense

Cuarto título para Estados Unidos: 1991, 1999, 2015 y 2019.

Después de 52 partidos, 146 goles marcados, 124 tarjetas amarillas, 4 tarjetas rojas e innumerables revisiones del VAR se acabó el mundial femenino Francia 2019, Estados Unidos obtiene su cuarta estrella. En su último partido, el equipo de las barras y las estrellas se aseguró la victoria ante los Países Bajos con un claro resultado de 2-0.

En el primer tiempo las Oranjeleeuwinnen le dieron batalla a las norteamericanas, ante la previsión y estadística de un rápido gol dentro de los primeros 12 minutos; se defendieron acertadamente. No fue hasta un penal, en el minuto 61, que Megan Rapinoe le daría la ventaja a Estados Unidos; ocho minutos después, una segunda anotación de Rose Lavelle, un golazo, marcaría la amplia diferencia del 2-0 en el Stade de Lyon, frente a 57 mil espectadores que no se quisieron perder esta Final.

‘Doce de las jugadoras norteamericanas sostienen hoy por segunda vez el trofeo de campeonas del Mundo. Esto les permite a las integrantes del equipo con más experiencia ser un ejemplo. Sus rivales holandesas tienen un promedio de edad de 26 años, aún con mucho potencial para desarrollar'

Las americanas se notaron más organizadas, además de la cohesión como equipo, es evidente que funcionan como una máquina, cada jugadora cumple con su rol a la perfección. Aparte de unas condiciones físicas extraordinarias y seguridad en sí mismas, que es un ingrediente clave para su receta del éxito, tienen una mentalidad ganadora que en ocasiones raya en el exceso y puede traducirse como una actitud un tanto altiva.

Doce de las jugadoras sostienen hoy por segunda vez el trofeo de campeonas del Mundo: Morgan Brian, Julie Ertz, Ashlyn Harris, Tobin Heath, Ali Krieger, Carli Lloyd, Alex Morgan, Alyssa Naeher, Kelley O'Hara, Christen Press, Megan Rapinoe y Becky Sauerbrunn. Esto les permite a las jugadoras con más experiencia ser un ejemplo y motivar a las más jóvenes. Para la entrenadora de USA, Jill Ellis, también es la segunda vez consecutiva en llevar a su equipo a la cima del torneo y consagrarse campeón del mundo. En cambio, sus rivales holandesas tienen un promedio de edad de 26 años, aún tienen mucho potencial por desarrollar, lo están haciendo bien y, con la cabeza en alto, pueden llamarse Subcampeonas del Mundial Francia 2019.