Panamá,25º

09 de Dec de 2019

Fútbol

Liga española. La danza de los millones

Aún está abierto el mercado de verano en Europa y ya la liga española supera los mil millones de euros en transacciones. Analizamos las razones de semejante movida económica y repasamos algunas de las más importantes

Falta más de un mes para el cierre del mercado de pases en el verano europeo y la Liga española ya sobrepasó la línea de los mil millones en transacciones. Nunca se había gastado tanto en esta liga y además se ha colocado por encima de una liga que tradicionalmente gasta más, como es la Premier League. De hecho, en estos últimos años, tanto Inglaterra como Italia han estado por delante a la hora de los gastos. Pero en esta pretemporada, se muestran algo tímidos, a excepción de Juventus en Italia que está pisando muy fuerte dentro del mercado europeo.

‘Hay otros jugadores atascados en el Real Madrid, que quisiera venderlos y capitalizar cuanto antes con ellos. Ceballos, Isco, Asensio, James, Mariano, Brahim y algunos más, que el Real Madrid se resiste a vender...'

Pero este incremento de los clubes españoles no tiene nada de misterioso y puede explicarse con facilidad. De manera simultánea, los tres grandes del fútbol español, Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid han incrementado sus necesidades a la hora de planificar, formular y estructurar sus respectivas plantillas, ante los enormes retos que cada uno enfrentará en la siguiente temporada. El Real Madrid viene (y ya todos lo sabemos) de una temporada de pesadilla. El retorno de Zidane al timonel, auguraba una reestructuración masiva, que incluía la salida de veteranos y jugadores prescindibles para el técnico francés, facilitando así un nuevo cuerpo de estrellas, dentro del mejor estilo de Florentino Pérez. Por su parte, el FC Barcelona cerró la temporada inmerso en una vivísima frustración por no haber obtenido la deseada Champions League (en medio de una desastrosa semifinal frente al futuro campeón, el Liverpool) y ha buscado la inserción de cracks jóvenes y no tan jóvenes, que añadan valor a su conjunto para el definitivo asalto de la Champions. Por su parte, el Atlético se desprendió de una parte importante de sus estrellas (Griezmann, Godín, Rodri y Lucas Hernández) y luego tocó buscar reemplazo.

Hasta ahora, el Real Madrid gastó 100 millones en Hazard, 60 en Jovic, 50 en Militao 48 en Mendy y 45 en Rodrygo. El Barça voló 120 millones en Griezman, 75 en el joven holandés De Jong y 42 entre Neto, Emerson y Cuccurella (quién acaba de ser cedido en préstamo al Getafe).

Y el Atlético gastó 218 millones de euros en el muy joven portugués Joao Felix, sin duda una de las apuestas más arriesgadas en esta pretemporada, 40 en Marcos Llorente (proveniente del Real Madrid) y alrededor de 20 millones cada uno, por el inglés Trippier, Felipe, Hermoso y Lodi.

Aún queda mucho calendario y varios asuntos por resolverse. El asunto Neymar entra y sale de los titulares, llevando entre sus alas mensajes contradictorios (el último es que acompaña al PSG en su gira de pretemporada, lo cual enfría - aunque muy ligeramente - los vientos huracanados que lo sitúan en el Barcelona). Y el asunto Pogba / Real Madrid transcurre entre sombras y rumores muy apagados, pero transcurre. Otro temita que va y viene, aunque de manera mucho más explosiva es el de Gareth Bale. La plata que el Real Madrid podría generar con su venta, ayudaría a gestionar algunas de las compras en la lista de Zidane (sobre todo la del ya mencionado Pogba). Pero, como ya dije en una columna anterior, nadie quiere hacerse cargo de los monstruososos salarios de Bale. Dos equpos chinos lo tantearon, pero existen dificultades por el control de las finanzas de clubes chinos a cargo del estado, lo cual complica las gestiones de modo incalculable. Además hay otros jugadores atascados en el Real Madrid, que quisiera venderlos y capitalizar cuanto antes con ellos. Ceballos, Isco, Asensio, James, Mariano, Brahim y algunos más, que el Real Madrid se resiste a vender, pues espera mayores y mejores ofertas, que se rehusan a llegar. El que parece que sí se queda es el notable y paciente Keylor Navas, quien con humildad y entereza ha navegado cuanta tormenta lo alejaba del club, al que ha servido con gran calidad y paciencia, servicios que parecen ser ignorados repetidamente por la dirigencia del club. Ya el Real Madrid vendió a Marcos Llorente, Theo, Kovacic y De Tomás; y cedieron en préstamo a Reguilón, Odegaard y Luca Zidane (salvándose, de paso, de una controversia permanente, por tratarse del hijo del entrenador).

Este es solo un repaso básico y minúsculo. Aún falta mucho mercado por andar. Y en próximas columnas lo estaremos recorriendo y explorando.