Panamá,25º

11 de Dec de 2019

Fútbol

Florentino comienza a contarle los días a Zidane

El último traspié del Real Madrid le hace perder crédito al entrenador francés y dispara las especulaciones sobre su posible salida. Florentino Pérez le estaría soltando la mano a su más exitoso entrenador

Florentino Pérez: “Si recuperamos la intensidad, da igual a quién saquemos; con los 25 (jugadores) que tenemos ganamos todo”.Shutterstock

A sus 117 años, el Real Madrid, el club que se fundara el 6 de marzo de 1902, posee una historia deportiva inigualable en títulos, con excelsas figuras del fútbol que han vestido o visten su camiseta enalteciéndola, y un protagonismo en la vida social y cultural de España que sobrepasa fronteras. Su estadio rinde homenaje con su nombre a uno de sus más meritorios hijos y ex presidentes, Santiago Bernabéu.

El ruido mediático que provoca permanentemente el club vuelca, como es lógico, los reflectores sobre jugadores, cuerpo técnico y resultados deportivos. Pero desde julio de 2000, con la llegada a la presidencia del club de Florentino Pérez, su presencia y actividad al mando adquirió una mayor relevancia que sigue manteniendo 19 años después.

Para marcar desde el inicio con hierro candente su huella en el club, Florentino Pérez revolucionaría la actualidad del Real Madrid en su primera etapa con la llamada 'Era Galáctica', llevando a las filas del conjunto 'merengue' a las estrellas más rutilantes del momento, pagando las cifras más altas del mercado por su contratación: Ronaldo Nazario, Beckham, Zidane y, para darle un golpe a su archirrival Barcelona, contrataría a su principal estandarte del momento, el portugués Luís Figo. Un hecho que provocaría tensión deportiva y política entre ambos clubes.

A la incidencia en la formación del equipo sumó la remodelación del estadio, la construcción de la ciudad deportiva en Valdebebas y cambios administrativos. A pesar de los títulos logrados, el agotamiento del proyecto 'Galáctico' por bajos resultados lo llevaron a renunciar el 27 de febrero de 2006.

Dos meses después Zinedine Zidane, uno de sus preferidos, jugaría su último partido con el Real Madrid, el 7 de mayo de 2006. Fue despedido con euforia por la afición madridista que llenó el estadio para ovacionarlo, teniendo como rival al Villarreal en el empate 3-3. Aunque definitivamente 'Zizou' se retiraría del fútbol el célebre 9 de julio de 2006, en la final de la Copa Mundo ante Italia, en el Estadio Olímpico de Berlín, al ser expulsado al minuto 110 por darle un cabezazo en el pecho al defensa italiano Marco Materazzi.

Siempre juntos, oro con Zidane

Florentino Pérez regresaría a la presidencia del Real Madrid el 1 de junio de 2009, después de tres años de haberla abandonado. Devorador también de técnicos, su segundo periodo se caracterizó por los despidos del técnico chileno Mauricio Peregrino y el portugués José Mourinho. El 26 de junio de 2013, Florentino trae de vuelta a Zidane al Real Madrid al nombrarlo asistente del entrenador italiano Carlo Ancellotti. Con Ancellotti en el banco de entrenadores, el Real Madrid gana la anhelada décima Copa de Europa.

Nombra a Zidane el 24 de junio de 2014 como primer entrenador del Real Madrid Castilla, filial del primer club, que ascendía a la segunda división. Florentino Pérez destituye a Carlo Ancellotti, quien deja un equipo con Cristiano Ronaldo de líder consolidado, y trae al español Rafael Benítez. No resulta y lo despide, en su remplazo saca una sorpresa de la manga: nombra a Zinedine Zidane, el 4 de enero de 2016, como entrenador del primer equipo con nula experiencia en ese rol principal.

Con Zidane ganan la undécima Copa de Europa. Después, en su segunda temporada, hacen un doblete 2016-2017, obteniendo la Liga y la doceava Copa de Europa, también la Supercopa y el Mundial de Clubes. En la temporada 2017-2018 repiten el título en la Copa de Europa y el Mundial de Clubes, entre otros logros. En el cenit como entrenador renuncia el 31 de mayo de 2018. Sabe que Cristiano Ronaldo dejará el club llevándose su extraordinaria cuota goleadora a otro lado. Zidane se despide en la cresta de la ola.

Una vuelta en llamas

El espacio dejado por Zidane lo llena Florentino con un nombramiento que estremece la concentración de la Selección de España para el Mundial Rusia 2018: ficha a su entrenador Julen Lopetegui. Es un escándalo, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) destituye luego a Lopetegui quien asumirá como entrenador del Madrid con poco éxito, dándole paso al argentino Santiago Solari quien tampoco logra enrumbar a un equipo plagado de estrellas que comienzan a perder brillo.

Florentino insiste y trae de nuevo a Zinedine. Después de 284 días fuera del banco de entrenadores, Zidane regresa el 11 de marzo de 2019. Sin embargo, esta nueva etapa está teniendo más sombras que luces y Florentino ha comenzado a dar muestras de querer romper el idilio con Zidane. Los esperados y sonoros nombres de los refuerzos para el equipo no han llegado. Han iniciado la temporada dando tumbos y la derrota 2-0 del pasado miércoles en Francia, ante el Paris Saint Germain, ha enrarecido el ambiente favorable para el entrenador francés.

En el entorno cercano al presidente del Real Madrid, se especula que solo una seguidilla de triunfos podría alterar un plan que ya tiene nombres de sucesores en carpeta.

Florentino en la última asamblea del club ha sido enfático al afirmar: “De lo que más que sé es de fútbol… tenemos que recuperar el hambre de triunfos”. Sus palabras no contradicen las estadísticas: con él en la presidencia, el Real Madrid obtuvo entre otros galardones cuatro Copas de Europa (2014, 2016, 2017 y 2018) y cuatro Mundiales de Clubes. En el informe de su gestión señalan en el club: “Las próximas cuentas, de nuevo sin deudas, contemplan con optimismo el curso recién comenzado: recogen un salto de ingresos desde los 757 millones de euros de la temporada anterior a 882 millones, un 8,55% más, y prevén un beneficio antes de impuestos de 41,4 millones”.

Florentino sabe de fútbol sin lugar a dudas… y sobre todo sabe de fútbol como negocio. En últimas, quien manda en el Real Madrid es Florentino, no el entrenador, y su cariño por Zidane si no suma en dinero (resultados deportivos favorables), pierde para él todo interés.