Panamá,25º

14 de Nov de 2019

Fútbol

Una bala más para Zidane

El Real Madrid recibe hoy al Leganés en el Santiago Bernabéu, buscando encontrar nuevamente la senda de la victoria en La Liga

Zidane alcanzó tres orejonas seguidas en su primera etapa como técnico del Real Madrid.Shutterstock

El proyecto del francés Zinedine Zidane, en su segunda etapa al mando del conjunto blanco, parece tener muchas vidas y esta tarde (noche en Madrid) tirará del gatillo buscando evitar una nueva bala que lo desplome nuevamente a la situación de crisis que vive el galo, que parece permanentemente jugar a la ruleta rusa.

“Zizou” tiene tantas vidas como un gato y cada vez que anticipadamente la afición merengue le desvincula del equipo por algún momento delicado de la temporada, resurge como el fénix y se estabiliza, muchas veces de forma afortunada, como lo fue la última vez en el infierno de Estambul, ganando remotamente por un gol del alemán Toni Kroos ante el Galatasaray, en la jornada tres de la Liga de Campeones.

A ese partido, el Madrid llegaba con la soga al cuello y urgido de un triunfo que lo sacara de la última posición del grupo que mantenía junto a los turcos con un solo punto en dos fechas disputadas de la fase de grupos de la competición europea.

En esa noche turca, fue el alemán el que salvó la continuidad del francés, pero ya se está volviendo costumbre en la presente temporada madrileña, que uno de sus pupilos tire la bala por él.

El conjunto merengue no ha encontrado solvencia en su juego en lo que va de la campaña, y las semanas que mantuvo el liderato en la liga española solo fueron en su momento un espejismo que al parecer le cuesta mantener al estratega blanco. Las constantes bajas por lesiones en el inicio de la temporada y el bajo nivel de algunos jugadores como Hazard, llamado a ser el nuevo buque de guerra del Madrid, se han complementado para añadirle un problema más grande a Zidane.

Siempre se ha debatido del performance del técnico francés al mando de los blancos, se le critica la falta de estrategia, carácter y capacidad de reacción en los partidos, pero la balanza siempre se vuelve a inclinar con la confianza que transmite a sus jugadores y la gran capacidad que tiene para esquivar el golpe que definitivamente lo lleve a la lona y lo saque de la dirección del equipo.

Contra el Leganés, nuevamente saldrá a la cancha del Bernabéu transmitiéndole a los espectadores merengues algo de temor por un posible nuevo descalabro, pero a la vez con la ilusión de nunca cesar las ganas de ver una nueva cara e impulso sostenible de un equipo que siempre tiene la obligación de ganar y jugar bien en su feudo.

Hay un disparo más para Zidane en este partido, una bala que busca rumbo, busca un rival a quien derrocar, una afición a quien cal mar y sobre todo a un fútbol a quien pueda volver a enamorar como hace años atrás.